Opinión

¿Y ahora, qué va a hacer la Fed?

 
1
 

 

fed

No hace mucho, mercados y analistas contábamos con que el proceso de normalización de la Fed comenzara este mismo septiembre. Más aún, se suponía que éste sería el movimiento más anticipado de la historia de la Fed. Se habría encontrado al centro de las prioridades de la Fed el “telegrafiar” a los mercados sobre la proximidad e inminencia de tal movimiento. No obstante, el 17 de septiembre la Fed anunciará su decisión y definitivamente no es nada claro lo que hará.

Aquí presento tres puntos sobre elementos que ya sabemos de la próxima acción de la Fed (o que al menos no se encuentran en clara tela de juicio) y otros tres donde nos encontramos en territorio sin visibilidad.

Lo que sabemos:
Primero, este no será un ciclo “tradicional” de alzas en la tasa de Fondos Federales. Se ha subrayado la idea de que será gradual y que un clima laxo podría mantenerse hasta bien entrada la recuperación económica en Estados Unidos. Asimismo, las acciones sobre la hoja de balance y su estrategia de descenso esperarían para después de iniciado el ciclo de incrementos en la tasa.

Segundo, los incrementos en la tasa no se presentarían en tradicionales múltiplos de 25 puntos base (pb), sino en rangos equivalentes a esos 25 pb. Sería entonces el mercado al que se ubicaría dentro de ese rango, subrayando el perfil gradualista que la Fed parece planear.

Tercero, se destacaría una visión los más unificada posible entre los miembros de la Fed. Prueba de ello es el cambio recientemente anunciado donde a partir de septiembre desaparecerían los dots o puntos donde se ubican las expectativas de nivel de la tasa de la Fed de acuerdo a cada uno de sus miembros y serían reemplazados por un solo punto por año (la mediana).

Los puntos de incertidumbre:
Primero, el mes en que se efectuaría la primera alza. Los eventos y declaraciones recientes no hacen mucho más claro el mes más factible. Septiembre ya no parece estar al centro de las expectativas de mercado, aunque un robusto dato de empleo este viernes podría ponerlo todavía en el juego.

La pregunta es, ¿será suficiente un buen dato de empleo para que la Fed, apoyada quizá por la expectativa del mercado, opte por hacer su primer movimiento este 17 de septiembre?

Segundo, ignoramos el peso que, por un lado, la reciente evolución de la economía mundial (en específico de China) y el fortalecimiento del dólar terminen teniendo en la decisión de la Fed. En contraste, el factor de riesgos sobre la estabilidad financiera también se encuentra en juego.

Tercero, aún sin una acción de la Fed, ¿los bancos centrales del mundo emergente estarían en posición de ajustar en sincronía con la Fed o hasta adelantarse a sus acciones? Si este fuera el caso, también se desprende la incertidumbre de si sería deseable una acción “agresiva” por parte de dichos bancos centrales (aquellos que puedan) o el gradualismo sería lo más recomendable.

Finalmente, hay dos escenarios dignos de tomar en cuenta. El primero es la posibilidad de que aún tras un incremento de la Fed, los mercados no muestren el relajamiento esperado por muchos. El segundo, quizá ligado al primero, que ahora la principal fuente de incertidumbre pase la estafeta al crecimiento global (China) y el periodo de volatilidad financiera se extienda.

Twitter: @joelvirgen

También te puede interesar:
Ajuste de mercados: misma historia, un desenlace elusivo
El papel de factores locales en la debilidad del peso
Acción coordinada Banxico-Comisión de Cambios