Opinión

Y ahora, ¿qué sigue?

 
1
 

 

Triste

Inicia el año con relatos de terror. Dicen unos que viene el 'gasolinazo' y que la tortilla habrá de aumentar de precio entre un peso y 50 centavos y hasta tres pesos.

Se construye el discurso de que el caos habrá de erigirse como la característica de este año. La pesadilla no esperó a Trump en su hormonal decisión de retirar a su país del TLC porque "somos ventajistas" y "no queremos cooperar con el vecino y socio". Los aumentos que se temen ya hacen su parte.

Lo cierto es que el enemigo no está afuera. Está dentro, dentro de la ineficiencia de nuestras empresas, arraigado en nuestras estructuras de comodidad en donde hemos preferido cerrar los ojos y seguir trabajando como lo creemos (bien, aseguramos) aunque nunca estamos satisfechos de nuestros resultados. La inconformidad se le endosa al gobierno, que tiene la maternidad de todas nuestras calamidades.

Si la célula básica de este país, la micro y pequeña empresa no se da cuenta de sus enormes áreas de oportunidad, 2018 puede ser un año muy complicado que anticipe la muerte anunciada de muchas de las empresas.

No queremos darnos cuenta de que no hemos hecho lo mejor en favor de nuestras empresas. Seguimos trabajando en un marco terriblemente amplio de improvisación sin asumir las mejores prácticas o al menos reconocerlas. No medimos, no tenemos la conciencia del cambio y por ello las empresas van a la deriva.

Para estas empresas (la inmensa mayoría) sobrevivir lo estiman como la prueba de que están haciendo bien las cosas. Sobrevivo, luego, no soy tan malo como empresario.

Pero no estamos claros del lugar a donde vamos a dirigirnos, no sabemos a dónde tendríamos que ir, si tenemos que evolucionar como evoluciona el mercado o si seguiremos funcionando como hace 25 años cuando el celular y las pantallas planas eran casi un fenómeno tecnológico difícil de entender.

Un familiar político es, en su tragedia empresarial, la mejor prueba de lo que menciono. Durante años, muchos, junto con su tío, el hermano de su señora madre, hicieron del armado de balón de cuero una industria exitosa que comprendió pueblos enteros que ahora están dedicados al cultivo de sembradíos non sanctos.

Familias, muchas, decenas de ellas, centenares, de varios pueblos, eran provistos de cuero, cáñamo, agujas, cámaras , pivotes y así se quedaban con la materia prima para que dos meses después sus 'socios' pasaran a recoger los balones cocidos a mano en esas poblaciones guerrerenses y a pagarles el trabajo. El balón se vendía en 70-90 pesos.

Le dije a Juan Carlos: "Juan, los mercados cambian... abusado.... van a cambiar... tienes que anticipar el cambio." No me hizo caso. El hijo de un conocido cronista deportivo comenzó a importar balones con las marcas de los principales equipos en la liga mexicana. Los traían desde Tailandia. Puestos en el centro de la CDMX el balón era más barato que la cámara que tenía el balón cosido en Guerrero, en decenas de pueblos en Guerrero.

Con el transcurrir de pocos meses la empresa de Juan Carlos, al igual que varias más que así funcionaban, salieron del mercado. Primero se dedicaron a revender ese balón importado que dura para cuatro partidos y no da para más. Pero es barato y eso es lo que valora el mercado mexicano. Que sea barato.

Juan Carlos hoy es chofer de un auto Uber. Dejó el negocio, no se habla con el tío, su madre rompió con su hermano quien tampoco se dedica a la industria del balón, que en otro momento fue orgullo que se defendió ante Carlos Salinas de Gortari quien como presidente, ya en la parte final de su sexenio, recibió el agradecimiento de productores de balón en Oaxaca quienes le prometieron que junto a los mexicanos que también se dedicaban a eso en Guerrero, inundarían al mundo de balón cosido en México.

Nunca sucedió lo que prometieron. Miles de empresas van a quebrar si no se ponen las pilas y hacen un esfuerzo de introspección operativa. Si no son capaces de reconocer sus fallas y trabajar en consecuencia para cambiar sus defectos en virtudes.

Este año 2018 no será fácil como no han sido los 30 anteriores. Pero eso de la zona de confort también es un territorio que se desgasta y quiebra. Ya sabrán las empresas si reaccionan o lijan la madera de su féretro. 

Twitter: @ETORREBLANCAJ

También te puede interesar:
Pymes en 2018
Pymes requieren creer en ellas
Pymes renegadas

Sign up for free