Opinión

Y ahora nos pega el alza del crudo

 
1
 

 

Y ahora nos pega el alza del crudo.

A México le conviene que los precios de los hidrocarburos bajen.

Hace meses que le hemos comentado en este espacio que no somos un país petrolero y que al conjunto de la economía le era conveniente que los precios del petróleo bajaran, aunque fueran malas noticias para el gobierno y para Pemex.

Así tuvieran que hacer recortes.

En julio ya hemos visto por qué.

Como resultado del alza de los hidrocarburos pagamos más por la gasolina y por la electricidad.

Le enlisto los datos básicos que hay que tomar en cuenta para entender las causas e implicaciones de los incrementos de los energéticos.

1.- México importa 53.5 por ciento de las gasolinas que consume. Al menos esa fue la proporción en los primeros cinco meses del año. Consumimos 807 mil barriles diarios de gasolinas e importamos 432 mil barriles en promedio.

2.- En la costa del golfo de Estados Unidos –principal lugar del que importamos– los precios de las gasolinas pasaron de 1.86 dólares por galón al cierre del año pasado a 2.20 dólares al pasado 30 de junio. Es decir, hubo un incremento de 18.3 por ciento en dólares en el primer semestre del año.

3.- El precio del gas natural Henry Hub, que es la referencia para México, pasó de 2.28 dólares por millón de BTUs al cierre del año pasado a 2.79 dólares al viernes 1 de julio, lo que significa un incremento de 22.3 por ciento en el precio de este combustible, que es el más importante en la producción de electricidad.

4.- El reverso de la medalla lo tenemos en el precio de la mezcla mexicana de exportación. El viernes pasado cerró en 42.03 dólares por barril (ayer no cotizó por el feriado norteamericano) y al cierre del año pasado se ubicaba en 27.37 dólares. El incremento fue de 53.5 por ciento. Es decir, el comportamiento de los precios en el mercado de hidrocarburos determina que mientras los ingresos de Pemex por exportaciones petroleras se van para arriba, los precios al público de diversos energéticos suben considerablemente.

5.- México tiene una balanza comercial de hidrocarburos deficitaria. Es decir, si tomamos en cuenta el monto de las exportaciones de petróleo y le restamos las importaciones de hidrocarburos, como gasolinas y gas, el país tuvo un déficit de seis mil 65 millones de dólares en los primeros cuatro meses del año. El aumento de los precios de los hidrocarburos afecta negativamente a la balanza comercial del país en términos netos.

Que seamos un país que en lo esencial es importador de hidrocarburos implica que si los precios internacionales se van para arriba, al país le cuesta más.

Y esto no es una metáfora. Pagaremos más por las gasolinas porque siendo importadores de más de la mitad del consumo doméstico, el gobierno ha perdido una fuente de ingresos fiscales con la reducción del diferencial entre los precios doméstico y de importación.

Y en el caso de la electricidad, hay una fórmula que ya desde hace algunos meses está reflejando los mayores precios del gas natural que nos sirve como referencia, y que ya ha conducido a la electricidad industrial a un precio superior al de hace un año.

Lo dicho, al país en su conjunto ya nos convienen precios más bajos de los hidrocarburos.

Twitter: @E_Q_

También te puede interesar:
Signos de un freno inminente
Banxico cortó por lo sano
¿Por qué subió la gasolina?