Opinión

¡'Welcome' a las casitas
con pisos de tierra!

1
   

    

José Antonio Meade  tomo protesta como nuevo secretario de Desarrollo Social en la sede de la dependencia con la presencia Miguel Ángel Osorio Chong. (Cuartoscuro)

A partir de ahora las imágenes en las que aparezca José Antonio Meade estarán en el extremo opuesto a estrictos protocolos de realeza en sus encuentros con jefes de Estado y líderes mundiales.

El escenario político a partir del punto de vista de otras naciones pasa al de la realidad de 53 millones a quienes no alcanza para comer tres veces al día, que viven, buena parte, en casitas con pisos de tierra y recurren a brebajes caseros o té de hierbas con fe de aliviar sus enfermedades.

En esas tareas culminó el ciclo de Rosario Robles, economista que presionada por temas privados convertidos en líos públicos se fue del PRD, encontró acomodo en el grupo cercano a Peña Nieto cuando el ahora presidente era gobernador del Estado de México.

Los enroques de Meade a Sedesol y el de Robles a Sedatu son dos de los diez cambios que conforman la reingeniería a mitad del sexenio. Sedesol, vista como el ministerio para apoyar al pueblo, suele ser redituable para políticos con otras pretensiones. Apenas el lunes escribí que Meade aspira a ocupar la silla de Los Pinos en 2018.

El manejo al año en Sedesol es de 114 mil millones de pesos, la segunda dependencia del gabinete con mayor gasto después de Salud.

–Meade ya es presidenciable. Ha sido cuatro veces seguidas secretario de Estado– destacó el teacher López Dóriga en el noti más escuchado de la tarde.

–Va a ser interesante ver si es que Meade se adapta a la transformación que demanda el personaje, al que no debe incomodarle empolvarse los zapatos ni comer tortillas con frijoles en la sierra o montaña– me dijo un senador del PRI del sector campesino, después de conocerse el nombramiento y a casi dos horas de que Meade abandonó apresurado el Congreso –en una visita al grupo del PRI– aún como canciller.

Se le apareció Manlio. Todavía como canciller Meade retomó con Jorge Montaño, representante de México ante la ONU, la idea comentada no hacía mucho tiempo de que el embajador dejara Nueva York para irse a un lugar de América Latina, para contribuir con su experiencia en procesos de paz.

Al embajador la idea le pareció desagradable. Iba a cumplir 70 años y coincide con los mismos 70 que ha cumplido la ONU y no pensaba moverse, pero sobre todo ya no quiere retomar esas tareas complejas. El secretario insistió, pero, una de las fuentes que ofreció los detalles, no se atreve a precisar si fue mal cálculo político.

Montaño tiene una estrecha cercanía con Manlio Fabio Beltrones por lo que el asiento del exdiputado, ya en la presidencia del PRI, impidió el cambio. Pero eso ya es historia. El secretario deberá concentrarse en qué hacer con 11.5 millones de personas que viven apenas con 800 pesos al mes.

A la banca. Jesús Murillo, Emilio Chuayffet y Monte Alejandro Rubidio se quedan sin nada en el gabinete. Son de los funcionarios más desgastados del sexenio de Peña Nieto. ¿Sus fantasmas? Ayotzinapa, la CNTE y El Chapo Guzmán. Tampoco hay nada para Enrique Martínez y Martínez.

10 SEGUNDOS… El Senado presentó un exhorto para atender el robo de combustible con datos íntegros de la consultoría Etellek como si fueran suyos. Por cierto, un nuevo reporte emitido ayer por la misma firma que preside Rubén Salazar revela que el secuestro de pipas de Pemex se incrementó 30 por ciento.

Twitter: @alexsanchezmx

También te puede interesar:
Nace el 'naranjismo' en el PRD
Los frentes abiertos de 'El chico maravilla'
Villalobos contra Anaya en el PAN; y el silencio de Madero