Opinión

Vivir en la incertidumbre económica

 
1
 

 

Donald Trump

Estamos expuestos a una tremenda carga de información a través de los medios de comunicación y las redes sociales.

La visita de Trump a México, la renuncia de Luis Videgaray, la llegada de un nuevo secretario de Hacienda, la presentación del Paquete Económico de 2017. Todo esto, sin mencionar el día a día en los mercados y la vida política. ¿Qué significa para nuestras finanzas personales?

La respuesta es sencilla: incertidumbre. Situación a la que más nos vale acostumbrarnos, porque será el común denominador de los tiempos por venir.

Por lo pronto, el 8 de noviembre se empezará a correr el telón, pues si triunfa Clinton seguiremos en una incertidumbre moderada, pero si el ganador es Trump las cosas se complicarán.

La justificación de la visita de Trump fue en el sentido de la conveniencia de acercarse a un actor antagónico que podría afectar en forma seria la perspectiva económica de México y por ello el ahora exsecretario de Hacienda la promovió. El temor es una política antiinmigrante que reduzca la entrada de divisas por concepto de remesas, además de una revisión al tratado de libre comercio y el consecuente menor atractivo para la llegada de inversión extranjera al país.

Nadie en este momento tiene la capacidad de pronosticar con precisión los niveles de las variables como el tipo de cambio, las tasas de interés o la inflación; sin embargo, sabemos que todo va encaminado a una paridad del dólar muy alta si llega a ser electo Trump. Bajo este escenario habrá presión en los precios y en los réditos con el fin de tratar de retener el capital.

Es claro que el gobierno ha elegido la estabilidad macroeconómica en lugar del crecimiento. Buena noticia de largo plazo, pero hoy mete en problemas al bolsillo de las familias. Es decir, están trabajando para evitar una crisis financiera, a costa de sufrir un ajuste inmediato.

El Paquete Económico entregado a la Cámara de Diputados tiene como objetivo primordial darle viabilidad a las finanzas públicas ante los reducidos precios del petróleo, lo cual implica una disminución fuerte del gasto público.

El resultado es menor incremento productivo, dificultad para encontrar y conservar el empleo, falta de claridad en las inversiones financieras y un mercado incierto para los negocios.

Insisto en algo que ya he comentado. Esto no significa una crisis porque hay áreas específicas que sí avanzan y es sobre ellas donde debemos poner atención para fundar nuestras oportunidades.

Twitter: @finanzasparami

También te puede interesar:
¿Ya preparaste tu testamento?
Herramientas de 'coaching' financiero
Utiliza el 'coaching' financiero

>