Opinión

Vivienda y renta detonan fórmulas financieras

No es nuevo pero sí están creciendo acciones empresariales que marcan una naciente tendencia de modelos innovadores con los que distintos emprendedores quieren diferenciar su participación en el competido negocio del desarrollo de vivienda en la zona centro del país.
Hace un mes detallamos aquí el programa piloto con que Sociedad Hipotecaria Federal (SHF) y Comisión Nacional de Vivienda (CONAVI) buscan detonar a través de 3 desarrolladores la generación de proyectos de vivienda en renta en la Ciudad de México y algunos municipios de la ciudad.

El programa cuenta con el aval de las empresas Derex y Quiero Casa, que lideran Aurora García y José Shabot, respectivamente. El planteamiento se basa en el subsidio que hace factible atender las necesidades de trabajadores con ingresos de 5 salarios mínimos, es decir unos 10 mil 500 pesos.

Bajo el esquema, se plantea el desarrollo de departamentos integrados a un fideicomiso con un valor de 700 mil pesos, por los cuales idealmente un trabajador pagaría vía descuento en nómina, en el caso del integrado a Infonavit, 3 mil 500 pesos mensuales y 2 mil adicionales aportados por CONAVI.

Esta opción se dirige a nuevas familias que podrían acceder a departamentos en el DF de 55 metros cuadrados y de 60 metros cuadrados en la zona metropolitana.

Adicional a esta iniciativa destaca la iniciativa que Rodrigo Barrera y Carlos Molina han desarrollado, basando su modelo de negocio en el énfasis que Infonavit y CONAVI (Comisión Nacional de Vivienda) están dando al programa de vivienda en renta, así como a la posibilidad que existe en el modelo de los FIBRAS (Fideicomisos de Inversión en Bienes Raíces) de crear entidades no públicas.

Se trata de RETNA, el primer FIBRA no público que arrancará muy pronto con la titulación de la primera persona en Arrendavit del DF. Este grupo de emprendedores trabaja también con la CONAVI en el piloto de subsidios para la vivienda y generar resultados en las primeras aplicaciones en el país.

En esta fase del proyecto busca colocar cinco departamentos en el DF, cuyo un valor aproximado de un millón de pesos cada uno, además de la consolidación de una inversión de 57 millones de pesos para construir 53 departamentos que serán colocados en renta.

Los primeros resultados son producto de más de un año de trabajo que con Infonavit y CONAVI han elaborado para el diseño y operación del programa de vivienda en renta. La estrategia de crecimiento está enfocada en la recepción de inmuebles en aportación al fondo, que actualmente son producto de una mala administración poco profesional.

La intención es aprovechar los estímulos considerados en la Norma 32 del Gobierno del Distrito Federal, ya que su modelo está basado en integrar un portafolio de departamentos dirigidos a personas y comunidades que antes de comprar un inmueble, pueden utilizar su ahorro en Infonavit como una primera posibilidad de utilizar los recursos provenientes de sus cotizaciones.

Entre las opciones destacan la renta con ahorro, el denominado págales la renta y la renta en coparticipación.

Hasta hace unas semanas explicábamos la reticencia de inversionistas a participar en el esquema de nuevos vehículos de inversión orientados a la vivienda, pero al parecer éstas iniciativas encontraron el marco perfecto para aprovechar las oportunidades de negocios que las condiciones económicas, financieras y regulatorias están creando para los trabajadores contemporáneos.

Veremos si este camino residencial que representa la mitad de los REITs (Real Estate Investment Trust) en Estados Unidos, logra ampliar su presencia en el incipiente mercado residencial mexicano.

Twittrer:@claudiaolguinmx