Opinión

Virtuoso, una red que
genera 21 mil mdd anuales

 
1
 

 

Travel Week

Como sucede cada año desde hace 29, hace unos días se llevó a cabo en Las Vegas el Virtuoso Travel Week, un evento que se define por ser el mayor punto de encuentro donde se comercializan los principales productos que a nivel mundial existen en el mercado del turismo de ultra lujo. Ellos mismos se equiparan a ser, en el mundo de los viajes, como el Mundial de Futbol, el Super Bowl o los Juegos Olímpicos lo son para el ámbito deportivo, sólo que aquí es “todos en uno”.

Este encuentro llama la atención por varias razones, comenzando por la organización que, a pesar de la gran cantidad de asistentes, de principio a fin funciona como un reloj, en el cual se privilegia la eficiencia del tiempo.

Entre compradores y vendedores, este año acudieron 5 mil 624 personas, con una apretada agenta de citas preestablecidas que, con el rigor de un cronómetro que va marcando los lapsos —algunos de seis minutos y otros de diez—, permite realizar decenas de citas al día, con un alto grado de aprovechamiento en cada jornada de trabajo que suele iniciar a las ocho de la mañana —el desayuno es de las seis y media a las siete y media—, para detenerse durante un par de horas al momento del almuerzo, y continuar con el mismo ritmo a las dos de la tarde durante tres horas más.

Este sistema resulta tan productivo porque evita que se pierda tiempo en innecesarias cortesías, saludos y preámbulos, de manera que tanto el que compra (agentes de viajes), como quien vende algún producto o servicio, después de un saludo e intercambio de tarjetas de presentación —que duran apenas unos segundos— entran de lleno en materia, mostrando sus materiales en tablets los segundos y exponiendo sus dudas los primeros.

Las reuniones se llevan a cabo en dos inmensos salones de los hoteles Bellagio y Aria, donde largas filas de pequeñas mesas son los lugares acondicionados para las citas. Esta vez tocó a los compradores estar estáticos en una de estas mesas —identificadas con un número y letra— y fueron los vendedores quienes se desplazaban de una a otra. El año pasado fue a la inversa.

Según afirma Matthew D. Upchurch, presidente y CEO de Virtuoso, cada año, a través de las agencias de viajes afiliadas a Virtuoso —empresa privada a la cual se entra únicamente por invitación y después de haber cubierto una serie de requisitos— se generan 21 mil 100 millones de dólares en ventas, de las cuales alrededor de 420 millones de dólares se propician en este Virtuoso Travel Week.

Como todo lo que sucede en Las Vegas, aquí nada se regala, no hay subsidios, todo es negocio y todo tiene un costo. Pertenecer a Virtuoso implica pagar una cuota anual y formar parte de este evento también demanda un pago.

Quizá este sea el secreto para que los asistentes no se distraigan con las muchas tentaciones que flotan todo el día en el aire de ésta que es bien conocida como la ciudad del pecado o la capital mundial de los juegos de azar, en la que también abundan los buenos espectáculos nocturnos, restaurantes de primer nivel y todo tipo de diversiones.

Aquí todos vienen a hacer lo que llaman Networking, relaciones públicas y contactos, todo con el objetivo principal de traducirlo en negocios concretos en el corto plazo.

Es increíble lo que aquí se puede encontrar como parte del mercado del turismo Premium, reservado para un segmento de viajeros de alto poder adquisitivo.

Lo que, por fortuna, ya no sorprende, es la asistencia de una buena cantidad tanto de empresas mexicanas y representantes de destinos turísticos nacionales —como Los Cabos, Riviera Maya, Cancún o Yucatán—, que acuden a comprar, vender o a promocionar sus ciudades, así como de agencias de viajes de diversas metrópolis del país —Guadalajara, Monterrey o Ciudad de México, por citar sólo tres—, que cuentan con una amplia cartera de clientes que suelen viajar a estos niveles de consumo.

Sí, todos lo comentan aquí, México es una plaza importante para este mercado élite, tanto para atraer turistas de otros países que andan en busca de productos y servicios que ofrezcan experiencias que no muchos pueden tener; como de vacacionistas que, ya sea dentro o fuera de la República, también están dispuestos a pagar mucho dinero por este mismo tipo de vivencias. 

Correo: garmenta@elfinanciero.com.mx

También te puede interesar:
La AFEET cambia de rostro
Los Cabos, días difíciles
Enrique de la Madrid, el precandidato