Opinión

Vientos de cambios

  
1
  

  

Peña.

El panorama político cambió radicalmente el domingo cinco.

Para el gobierno del presidente Peña todo es distinto luego del reclamo de la ciudadanía expresado pacífica y democráticamente en las urnas.

En ese equipo el único seguro en el cargo es Peña Nieto. Nadie más.

Quien minimice a Peña se va a equivocar. No lo conocen, o se olvidan que ganó la presidencia con todo en contra, por venir de un partido desahuciado y que él revitalizó desde la gubernatura del Estado de México.

Veremos cambios profundos en diversas áreas.

¿Cuándo? Cuando así lo estime conveniente el único que tiene asegurado su lugar en la foto del equipo gobernante en el próximo (cuarto) Informe Presidencial.

No nos extrañe que venga un severo golpe de timón en materia de derechos humanos, donde el país ha quedado en una deshonrosa situación ante el mundo, por acontecimientos que no pueden volver a repetirse y por errores institucionales graves.

México no es Argentina ni Guatemala ni Uruguay en tiempos de dictadura, y no puede dar margen a que malos elementos formen cofradías de torturadores. Es muy difícil conciliar derechos humanos y combate a delincuentes despiadados, sí, pero esa es la tarea del gobierno.

¿Quiénes hicieron las listas de candidatos del PRI a gobernadores?

Fracasaron porque tienen una idea errónea de cómo están las cosas en el país. Lo ven color de rosa. Y esa es la idea que le venden al presidente, junto con candidatos equivocados, porque en el México maravilloso del mundo oficial cualquier priista puede ganar. Sí, cómo no.

Hay gobernadores que debieron irse hace mucho tiempo. Pero en el entorno del presidente le han contado una película que no es real.

Las sorpresas positivas para el PRI y para el gobierno fueron Sinaloa y Zacatecas.

El que operó para que el candidato priista en Sinaloa fuera Quirino Ordaz no fue un miembro del gabinete, consejero de Los Pinos o dirigente partidista, sino David López Gutiérrez.

Y al gobernador zacatecano saliente, Miguel Alonso Reyes, tal vez lo veamos en la foto del próximo gabinete porque eligió buen candidato y le sacó más de diez puntos de ventaja al hermano de Ricardo Monreal en esa entidad.

Cambios en derechos humanos, cambios en el gabinete, y la tercera área donde podríamos ver cambios es en combate a la corrupción.

No pueden seguir los mismos personajes en posiciones tan sensibles para la población, pues parece una burla. Contra esa burla han reaccionado los votantes.

Hay gobernadores que son señores feudales amparados en el federalismo, para saquear.

¿Por qué no los castigaron a tiempo?

Al contrario, en algunos casos dejaron que pusieran ternas o listas de candidatos a sucederlos, vetaron a gente limpia como Carlos Joaquín en Quintana Roo, y no pueden seguir como si nada hubiera pasado.

Tiene que haber una solución estructural para evitar que gobernadores actúen como virreyes, cobijados en el estandarte del federalismo.

¿Va a ir el PRI a las elecciones de Coahuila con Rubén Moreira a la cabeza de ese estado?

Desconozco si lo ha hecho bien o mal, eso lo juzgarán los coahuilenses, pero ahí hubo una herencia de poder que es inaceptable en nuestro sistema político.

Vamos a ver cambios. ¿Cuándo? Eso sólo lo sabe el único que no puede faltar a la foto del 1 de septiembre.

Twitter: @PabloHiriart

También te puede interesar:
El partido que murió el domingo
Anaya, triunfalismo desbordado
Cambios en el gobierno, última llamada