Opinión

¿Viene en camino la recesión?

 
1
 

 

china yuan (reuters)

Los inversionistas de todo el mundo tienen los ojos puestos en Shanghái.

Este viernes están reunidos los ministros de Finanzas y las cabezas de bancos centrales del G20 en esta ciudad de China, con objeto de intercambiar opiniones y definir acciones para hacerle frente a las amenazas de una recesión.

El contexto en el que se realiza la reunión es de creciente temor.

Ayer, por ejemplo, un análisis de William Buiter, economista en jefe de Citigroup, señalaba que “el crecimiento mundial está en un punto altamente precario, después de dos a tres años de relativa calma”.

¿Qué elementos son los que puso sobre la mesa en su análisis?

El primero y más importante es China. El análisis indica que este gigante de Asia padece simultáneamente una desaceleración estructural y otra de carácter cíclico.

Como otros expertos, los economistas de Citigroup no confían demasiado en las estadísticas oficiales de China y consideran que el crecimiento del último trimestre de 2015 fue realmente de 2.0 por ciento y no la cifra oficial de 6.8 por ciento difundida por el gobierno chino.

En el caso de Estados Unidos, un análisis del mismo economista muestra que los rendimientos de los bonos del gobierno a diez años tienen periodos de caída como antecedente de las recesiones.

Al final de 2015 pagaban 2.3 por ciento mientras que los datos más recientes indican un nivel de 1.72 por ciento.

De acuerdo con el análisis de Buiter, a diferencia de lo que ha ocurrido en los meses anteriores, ahora el empeoramiento de las perspectivas no es impulsado por la panorámica de las naciones emergentes sino por la incertidumbre que existe entre los países avanzados.

Algunos esperan que la reunión de Shanghái derive un acuerdo para la aplicación de políticas fiscales expansionistas que permitan ponerle combustible nuevamente a las economías de muchas naciones avanzadas, en virtud de la insuficiencia de las medidas monetarias.

Aunque el tema es discutible en un contexto de economías altamente endeudadas, la consideración refleja la percepción de que algo más hay que hacer porque la economía mundial no se está recuperando.

Otra de las mediciones que se mueve es el sondeo mensual que hace el Wall Street Journal entre expertos, respecto a las probabilidades de una recesión en Estados Unidos.

La medición muestra que a mediados del año pasado apenas se consideraba esa probabilidad en 10 por ciento; para final de 2015 había crecido a 15 por ciento, y al segundo mes de 2016 ya llega a 21 por ciento.

Sigue baja, pero con tendencia a crecer.

A veces pareciera que estos elementos del entorno son demasiado distantes de nuestro día a día, pero nos impactan e impactarán directamente.

Tal vez esas visiones pesimistas estén equivocadas, pero lo cierto es que mientras se dirime si tienen elementos de sustento, pareciera que las actitudes más sensatas son las que apuntan a la prudencia y a considerar que los riesgos económicos y financieros que tenemos frente a nosotros son probablemente mayores de lo que habíamos considerado.

Twitter: @E_Q_

También te puede interesar:
Pemex, mucha tela de dónde cortar
Condiciones para la viabilidad de Pemex
¿Qué nos dice el dato del PIB?