Opinión

¿Vas a emprender? Evita sumarte a los miles que han fracasado 

 
1
 

 

contabilidad

Además de las historias de Steve Jobs y Mark Elliot Zuckerberg, todos conocemos casos de jóvenes que convirtieron sus hobbies en un gran negocio a través de las redes sociales o de plataformas digitales. Más allá de lo inspiradores que son tales ejemplos, si vas a emprender existen elementos básicos a considerar para evitar sumarte a los miles que han fracasado y están fuera de los libros de récords.

1.- No hay negocio sin mercado. El concepto de la propuesta es fundamental, pues delimitamos los alcances del producto o servicio. Si tenemos claro el enfoque del proyecto, sabemos quiénes son los clientes, los proveedores, la competencia, los posibles entrantes y los sustitutos.

Cuando definimos en forma correcta el concepto, es factible elaborar una estrategia de promoción para acercarnos al mercado meta, somos capaces de determinar el precio y maneras de vencer la competencia.

2.- Vendemos beneficios. La pregunta esencial es qué gana el comprador, porque tendemos a soñar con el producto 'perfecto' y olvidarnos del cliente.

Como emprendedores nos enamoramos de la idea y justificamos su puesta en marcha. Habremos de pensar en especial en el consumidor: ¿por qué nos compraría?

3.- Las buenas ideas fructifican con dinero. Si bien se ha facilitado iniciar desde el garaje de la casa y con recursos propios, es imposible hacer prosperar una empresa sin capital de trabajo. Pongamos en nuestra agenda el financiamiento para arrancar y sostener el crecimiento.

Poco o mucho, requieres apoyo económico. En este momento se pueden hacer avances por medio del crowdfunding, pero también están los canales tradicionales de solicitar ayuda a familiares, amigos e instituciones financieras. En este punto, es imprescindible saber cuánto se usaría y por cuánto tiempo.

Es necesario tener un estimado sobre cuándo habrá un retorno de capital para que calcules riesgos y convenzas a los interesados.

4.- Toda planta debe ser regada. Busquemos una adecuada administración del negocio, pues por muy genial que sea el proyecto, existen tareas rutinarias a cubrir, como el manejo del recurso humano, la contabilidad o el pago de proveedores. El dejar pasar estos elementos nos lleva a serios problemas.

Estos cuatro aspectos suelen ser abrumadores y podrías perder el enfoque hacia el producto; por eso, el emprendimiento viene acompañado por lo regular con buenos socios, quienes aportan diferentes cualidades y permiten conducir una idea hacia el éxito.

Twitter: @finanzasparami

También te puede interesar:
Las universidades siguen enseñando de forma tradicional
Reinvéntate o estás en vía de extinción
Millennial, sí te puedes jubilar a los 60 años