Opinión

Usted disculpe, señor presidente

  
1
  

  

EPN. (ilustración)

Usted disculpe, señor presidente, pero le haría mucho bien leer el libro que le regaló la senadora Layda Sansores, ese de La Casa Blanca de Peña Nieto.* 

Sobre todo, le haría mucho bien leer el capítulo que se titula, precisamente, “Usted disculpe”.

Ahí los autores señalan lo siguiente:

“Nada. Ni una sola mención, ninguna referencia. Para la Secretaría de la Función Pública (SFP) el reportaje original publicado en Aristegui Noticias sobre la casa blanca no fue digno de ser citado en la investigación sobre el conflicto de interés entre la familia presidencial y Grupo Higa, a pesar de que dicha indagatoria –irónicamente– fue originada por la publicación periodística”.

Usted disculpe, señor presidente, pero el lunes en la promulgación del Sistema Nacional Anticorrupción dijo “no obstante que me conduje conforme a la ley, este error (la 'casa blanca') afectó a mi familia, lastimó la investidura presidencial y dañó la confianza en el gobierno”; de dónde saca usted, señor presidente, que se condujo “conforme a la ley”, ¿de una investigación que en sus 60 mil fojas ni siquiera incluyó el material original (menos entrevistas con los autores para conocer más del caso) que dio pie a esa supuesta indagatoria?

La dizque investigación de Virgilio Andrade, secretario de la Función Pública hasta el lunes, fue de una chapucería portentosa, donde el único cuestionamiento que Andrade se atrevió a hacer a la Presidencia de la República fue mediante el folio 0000123, que decía (cito de nuevo el libro que le vendría bien leer, presidente):

“Informe a esta Secretaría la intervención que, en su caso, haya tenido en la adquisición de los inmuebles ubicados en la calle de Sierra Gorda 150 y 160, en la colonia Lomas de Chapultepec, Delegación Miguel Hidalgo, Distrito Federal, aportando la documentación con la que cuente en relación con su intervención”.

El presidente (o sea usted) tardó ocho días en responder dos párrafos, fechados el 16 de junio de 2015:

“Como se desprende del oficio en el que se me solicita información, en relación con los inmuebles, ubicados en la calle de Sierra Gorda 150 y 160 de la colonia Lomas de Chapultepec, Distrito Federal, los actos jurídicos los llevó a cabo mi esposa, la señora Angélica Rivera Hurtado, con su patrimonio y con quien me encuentro casado bajo el régimen de separación de bienes.

“En atención a lo anterior, estimo que ella cuenta con la información y los documentos relacionados con esa operación”.

Y tan tan, señor presidente. La cosa (porque no podemos llamarla investigación) no fue a más, ni con usted, ni con nadie de relevancia. Porque en los 17 volúmenes del expediente de Virgilio no incluye otra pregunta a usted, o “algún testimonio de Angélica Rivera. Lo mismo sucedió con el empresario Juan Armando Hinojosa Cantú, aunque en este caso su representante legal atendió preguntas por escrito relacionadas con las fechas, condiciones y los montos de compra de la casa”.

Tampoco fue interrogado Gerardo Ruiz Esparza, quien dio contratos a Higa en el Edomex que usted gobernó, señor presidente, y en el gobierno federal. Y de las entrevistas que sí hicieron los sabuesos de la Función Pública, cito de nuevo: “en todo momento dieron por buenas las versiones” de sus funcionarios o de Higa. ¿Investigación?

Usted disculpe, señor presidente, pero igual que ocurrió en agosto pasado, esta nueva disculpa nada corrige, enmienda, arregla…

Sin investigación oficial independiente y creíble, señor presidente, no habrá disculpa que valga.

* La Casa Blanca de Peña Nieto: La historia que cimbró a un gobierno. Daniel Lizárraga, Rafael Cabrera, Irving Huerta, Sebastián Barragán. Grijalbo, 2015.

Twitter: @SalCamarena

También te puede interesar:
El Inegi... porrista del Sano, variado y suficiente
Estampas de un sistema corrompido
Despegar.com, Profeco y leyes archivadas