Opinión

Urge que México genere una imagen de confianza

 

 

1
 

 

trump

Muchas personas, sobre todo de la comunidad empresarial, están preocupadas por el desempeño económico que México tendrá en los próximos dos años. Las amenazas por parte del presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, respecto a una eventual renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y el impacto que esto podría tener en nuestro comercio internacional, aunado a las alzas en la tasa de interés en nuestro país, han hecho que muchos analistas ajusten a la baja la expectativa de crecimiento económico para al menos los dos siguientes años.

El pasado 23 de noviembre, el Banco de México anunció un ajuste en sus expectativas de crecimiento económico del país para este año y rebajó las del próximo. El gobernador del banco central dijo que espera una expansión del Producto Interno Bruto (PIB) para el 2017 en un rango de 1.5% a 2.5%, ligeramente más bajo del que se tenía pronosticado, de entre 2.0 y 3.0 por ciento.

Por su parte, de acuerdo con un sondeo realizado por El Financiero, algunos economistas esperan que el PIB crezca en 2017 apenas 1.5%, cifra inferior al 2.3% esperado antes del triunfo de Donald Trump. Por otra parte, el Fondo Monetario Internacional (FMI) hizo lo propio y rebajó su pronóstico para el año que entra de 2.6% a 2.2%. La calificadora Moody´s también hizo lo mismo y revisó a la baja su expectativa de crecimiento de la economía mexicana a 1.9%. Y así podríamos mencionar muchos más casos de analistas y agencias que recortaron sus pronósticos, siendo la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) la única que mantiene su pronóstico en hasta 3.0%, algo que le ha valido fuertes críticas por parte de diversos analistas que la ven lejana de la realidad.

Más allá del fuerte impacto que pueda tener una renegociación del TLCAN en el flujo de exportaciones de México hacía Estados Unidos (las cuales representaron el 27% del PIB de México en el 2015), hay varios indicios de que vienen tiempos difíciles para nuestra economía.

Inversión Extranjera Directa (IED)

En primer lugar tenemos la importante caída que ya se registró en el flujo de Inversión Extranjera Directa (IED) hacía nuestro país en el tercer trimestre de este año. De acuerdo con cifras del Banco de México, en el periodo de enero a septiembre de este año nuestro país recibió 19.772 miles de millones de dólares (mmdd) de IED, lo que representa una caída de 8.4% respecto a lo recibido en el mismo periodo de 2015, cuando ésta sumó 21.585 mmdd. Sin embargo, en lo que respecta al tercer trimestre de 2016, la caída anualizada de la IED es de 39.7% ya que se recibieron apenas 4.314 mmdd, de los cuales sólo 1.388 corresponde a nuevas inversiones, lo demás fue reinversión de utilidades de empresas extranjeras que ya operan en el país y movimientos de cuentas entre compañías.

Después del triunfo de Trump el 8 de noviembre de este año, y hasta que haya una definición respecto a qué sectores serán renegociados en el TLCAN, lo más probable es que la IED caerá aún más en tanto no haya claridad respecto a lo que sucederá en la relación bilateral de México con su principal socio comercial. Y es que ya no tiene mucho sentido invertir tanto en México si ya no gozará de preferencias arancelarias para el mercado estadounidense.

Tasas de interés

Otro aspecto importante que anticipa tiempos complicados para la economía nacional en 2017 y 2018 son las alzas en la tasa de interés que se han dado por parte del Banco de México en lo que va de este año, más las que faltan por realizar. La tasa de interés objetivo del Banxico se ha elevado de 3.0% en noviembre de 2015 hasta 5.25% en noviembre de este año, lo que ha llevado a que la Tasa de Interés Interbancaria de Equilibrio (TIIE) a 28 días se incrementara de 3.32% a 5.57% en el mismo periodo.

El aumento de más de 2 puntos porcentuales en la tasa a la cual están referenciados los créditos para las empresas, aunado a un incremento adicional de un medio punto porcentual a finales de este año, más otros dos puntos porcentuales en 2017, complicará bastante las cosas para la inversión productiva en nuestro país.

Si bien, de acuerdo con el INEGI, la inversión física en maquinaria y equipo en México registra un incremento de 1.8% en el comparativo de los primeros ocho meses de este año respecto a los mismos meses de 2015, es muy probable que en 2017 se frenará y que inclusive disminuya, dañando con esto las posibilidades de crecimiento hacía el futuro.

Dado lo anterior, vale la pena preguntarse qué tanto han servido las alzas en la tasa de interés, ya que de igual manera el peso se ha seguido depreciando ininterrumpidamente y sólo se está frenando la inversión productiva en nuestro país. En diciembre de 2015 el dólar costaba 17.063 pesos y en noviembre de este año ha promediado 19.962 pesos, lo que representa una depreciación del peso de 14.5% a pesar de que la TIIE aumentó en 68 por ciento.

En este sentido hay que recordar que la tasa de interés que paga un país es una medida del riesgo que representa invertir ahí, por lo que entre más alta sea la tasa de interés en México, le estamos diciendo al mundo que estamos en problemas y no estamos emitiendo una imagen de confianza. Se entiende que los incrementos en la tasa tienen la intención de frenar la depreciación del peso y así ayudar a combatir la inflación (la cual ya llegó a 3.29% en la primera quincena de noviembre de este año), pero la realidad es que no ha servido para frenar la caída del peso y sólo se le está poniendo un freno al ya de por sí escaso crecimiento económico que veníamos registrando.

Respecto a este punto vale la pena ver el caso del euro, el cual ha caído en 3.6% en el periodo de septiembre a noviembre de este año, pero ese no fue motivo para que el Banco Central Europeo (BCE) elevará su tasa de interés, ya que ellos lo que buscan es privilegiar su crecimiento económico. Los europeos saben bien que aunque suban su tasa de interés el euro se mantendrá débil por las expectativas de alza en las tasas de interés en Estados Unidos, así como por el hecho de que se espera que esta economía crezca fuerte en el futuro cercano, por lo tanto no se precipitan con alzas en tasas.

Dado todo lo anterior, y en aras de generar empleos y crecimiento económico en México, se vuelve fundamental impulsar el sector exportador de empresas con capital mexicano, las cuales en su mayoría han tenido un pobre desempeño en los últimos años, tal como se muestra a continuación:

De acuerdo con un estudio de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), dado a conocer en julio de este año, el 73.3% del total de las exportaciones de México son realizadas por apenas unas 340 empresas, mismas que representan tan sólo el uno por ciento de todo mercado exportador, el cual está conformado por unas 34 mil empresas, las cuales a su vez representan el 0.7% del total de empresas existentes en México.

El reporte de la Cepal, realizado con información de Aduanas, agrega que en México el número de empresas exportadoras disminuyó de 1.1% respecto al total de negocios en el país en 2012 a tan sólo el 0.7%; sin embargo, el monto promedio exportado por empresa se duplicó pasando de 5.5 millones a 10.7 millones de dólares.

Queda claro entonces que en México “el número de empresas exportadoras son relativamente pocas, su número es pequeño en relación al total de empresas…, y las exportaciones están altamente concentradas”, por lo que existe un enorme potencial para aumentar la base de exportadores si se cuenta con el apoyo de los tres órdenes de gobierno, en especial los gobiernos de los estados y el federal.

A manera de conclusión podemos señalar que efectivamente el año 2017 será muy complicado, ya que además existen fuertes retos en materia de finanzas públicas, los cuales abordé en la pasada entrega; sin embargo, no podemos quedarnos cruzados de brazos y debemos exigirle al gobierno federal que implemente planes sectoriales de promoción de exportaciones que permitan capitalizar el dólar a casi 21 pesos, y que sean detonantes de empleo y crecimiento de la producción.

Director General GAEAP.

Correo: alejandro@gaeap.mx

Grupo Asesores en Economía y Administración Pública.

También te puede interesar:

Un Paquete Económico descuadrado

Evitar que el triunfo de Trump nos lleve a una crisis

Este martes, a “hacer changuitos”