Opinión

Urge que las élites asuman su responsabilidad histórica

 
1
 

 

Bala. (culturacolectiva.com)

El desempeño de los países refleja el comportamiento de sus liderazgos. En México tendemos a pensar que el único que causa o resuelve problemas es el gobierno, olvidándonos de otros grupos con poder real que inciden en las acciones de éste.

El mundo enfrenta un punto de inflexión determinante, quizá sólo recientemente comparable al principio de los años treinta, cuando el colapso económico mundial fue agravado por el proteccionismo estadounidense (la Ley Smoot-Hawley) y por el de nacionalismo europeo, acompañado por el ascenso del fascismo. En aquel momento, ante el caos social y la crisis económica, los alemanes votaron por un líder extremista, pero carismático, que prometía imponer orden, y que señalaba 'culpables' (la población judía y los comunistas, entre otros).

La historia es así. Se compone de momentos en los que las sociedades eligen, a veces bien, a veces no. Estados Unidos parece estar por decidir contra el demagogo naranja, pero ahora corre el riesgo de que si los demócratas arrasan, eso le abre espacios legislativos a la izquierda extrema de su partido. Es curioso que la vulgaridad y estridencia de Trump podrían estar salvándolos de Ted Cruz y de Bernie Sanders, que estuvo cerca de ser candidato; ambos serían peores opciones que Trump.

En México también enfrentamos una disyuntiva histórica. Dentro de la enorme irresponsabilidad y torpeza de la presente administración, sí se lograron reformas estructurales trascendentales, que urge apuntalar, desmarcándolas de la merecida crítica a la corrupción excesiva e irresponsabilidad fiscal. Los medios y quienes tenemos acceso a éstos, tenemos la obligación de criticar, pero en forma responsable y constructiva, evitando caer en la mediática tentación de presentar un país casi en llamas. Hay regiones que sí crecen y prosperan, industrias y empresas mundialmente competitivas, y jóvenes profesionistas que no le piden nada a los de otros sitios. Por cada Veracruz hay un Querétaro, y por cada Quintana Roo un Aguascalientes. No generalicemos.

Es momento de que otros grupos de poder asuman la responsabilidad que históricamente les corresponde. México tendrá que enfrentar su reto en medio de un entorno mundial que se seguirá complicando. En el mejor de los casos, habrá menos crecimiento y la revolución tecnológica acelerará el problema de desplazados de sectores económicos tradicionales que fortalecerá posturas extremas y pondrá en jaque a las democracias de países industrializados, pudiendo descarrilar la frágil recuperación mundial que vivimos.

Un entorno tan complejo imposibilita el acceso al poder de líderes deseables, e incrementa el costo de tomar decisiones difíciles que se han postergado por décadas. En México, las élites están paralizadas. Ante la amenaza de López, no se atreven a criticar los pecados flagrantes de la presente administración.

Condonan la pésima implementación de reformas. Les es fácil tener paciencia en la resolución de la debacle educativa del país, porque sus hijos van a escuelas privadas, a veces, incluso fuera del país.

Manifiestan preocupación por el resurgimiento de la inseguridad, pero viven en barrios con seguridad privada, o tienen el lujo de que escoltas protejan a sus familias. Se escandalizan por la volatilidad económica del país, pero tienen recursos para proteger su ahorro en mercados internacionales. Se manifiestan contra la corrupción, pero en ocasiones llevan generaciones aprovechando un statu quo que es efectiva barrera de entrada para posibles competidores. Si la situación revienta, tendrán la opción de migrar, como lo hicieron élites de otros países como Venezuela.

El próximo gobierno de México (claramente, éste no lo va a hacer) tiene que tomar decisiones que serán duras, pero son indispensables. Todavía es posible, con apoyo adecuado. Urge generar nuevas opciones de educación gratuita que estén fuera de las garras del marasmo sindical magisterial, copiando las mejores prácticas de charter schools estadounidenses. Urge imponer disciplina fiscal, metiendo férreos candados al actual despilfarro de recursos públicos, pero incrementando la base de recaudación y, sobre todo, haciendo una cruzada nacional contra la informalidad (elevada a rango 'constitucional' en la CDMX, el epítome de la irresponsabilidad). El federalismo fiscal es impostergable.

Urge incrementar la inversión en infraestructura, cuando sobran recursos internacionales para financiarla, pero escasean proyectos inteligentes.

Urge convocar a las mejores mentes de este país, y de otros, para implementar políticas que acaben con corrupción e impunidad en forma realista y sin demagogia. Esto permitirá ponerle límites al resurgimiento de la violencia y cerrarle espacios al crimen organizado en ascenso. Y urge acelerar la integración de México a América del Norte, trayendo al siglo XXI nuestra política exterior de los cincuenta.

No es momento para politiquería peligrosa, para miope corporativismo, o para envolverse en banderas ideológicas absurdas. Tenemos dos años para arropar al gobierno que venga con tecnócratas capaces y políticos serios para que entren con un proyecto concreto, que sea bien entendido por los medios para explicarlo, venderlo y difundirlo. La única forma de combatir al populismo es haciendo una alianza bien informada con quienes serían los principales beneficiados de un Estado que funcione.

Twitter: @jorgesuarezv

También te puede interesar:
La crisis de fin de sexenio parece probable
Discriminación y Trump, viendo la paja en el ojo ajeno
El riesgo de una victoria de Trump no está en EU, sino en México