Opinión

Urge ajustar el presupuesto familiar

 
1
 

 

Familia. (BBVA.COM)

Los planes para 2017 deberán contemplar el cambio de expectativas generado a finales de este año; es recomendable hacerlo, porque corres el riesgo de un desequilibrio serio en las finanzas personales.

Examinemos algunos aspectos básicos.

1 .- Gastos. La propuesta es dividir el presupuesto por concepto con el fin de poder llevar a cabo los ajustes pertinentes, considerando la elevación de los precios.

Según la Secretaría de Hacienda, el próximo año el crecimiento de los precios será de 3.0 por ciento, por lo que es el aumento mínimo aplicable a cada rubro de la erogación. Sugiero algo de pesimismo en la proyección para estar cubiertos y, en todo caso, después poder recalcular a favor.

2.- Ingresos. Ser conservadores, dado que son rígidos al alza y es difícil un cambio inmediato en función de la inflación.

Haz un análisis de las entradas variables, como comisiones o bonos, tomando en cuenta un menor dinamismo económico en 2017.

3.- Deudas. Si tienes contraídos compromisos a tasa variable, lee el contrato porque es posible registrar elevaciones importantes en el pago.

En particular, si eres de los que mantienen un saldo permanente en tarjetas de crédito, te costará más.

Busca pagar por completo y de complicarse, revisa las obligaciones mensuales al alza para los periodos siguientes.

4.- Ahorro. Tu objetivo podría verse seriamente afectado si dejas de realizar ajustes en las salidas de dinero. Al carecer de una meta en este sentido, valdría la pena que lo analizaras, pues el resultado de no tener verificado el balance de tus finanzas te puede conducir a un 'desahorro', es decir endeudarte o perder parte del patrimonio.

5.- Inversión. Habrá un aumento del rendimiento nominal; sin embargo, es fundamental quitar el impacto de la inflación, ante el riesgo de sufrir ilusión monetaria o pensar que estás ganando mucho y sólo sea efecto del incremento de los precios. El error de cálculo puede llevar a confiarte y gastar por encima de lo prudente.

6.- Fondo de contingencia. Como se ha apuntado en este espacio, la incertidumbre y volatilidad será un factor permanente en los tiempos por venir, así que es muy conveniente contar con un monto destinado para cualquier eventualidad.

Todo parece indicar que 2017 será de claroscuros; debemos hacer un esfuerzo en nuestras finanzas para cuidar el patrimonio y evitar incurrir en sobresaltos económicos.

Twitter: @finanzasparami

También te puede interesar:
La dura ‘cuesta de enero’
La salida de Carstens y mis finanzas
¿Cómo aprovechar las malas noticias?