Opinión

Uno de los mejores anuncios del Informe

 
1
 

 

Escuela Oaxaca. (Cuartoscuro)

El que, a mi juicio, es uno de los mejores anuncios del Tercer Informe, cuyos resultados pueden ser más cercanos, específicos y de alto impacto social, es la creación de los Bonos de Infraestructura Educativa.

Lo dicho en el Informe señala que a través de ellos se pueden obtener alrededor de 50 mil millones de pesos, que serían empleados para mejorar los planteles de educación básica.

Para dimensionar la importancia de la cifra, baste señalar que el programa “Escuelas Dignas” desembolsó tres mil 300 millones de pesos en 2014. Estamos hablando de una cifra 15 veces superior.

Pero, vamos por partes. ¿Cómo van a funcionar estos bonos?

Como cualquier otro bono, serán colocados en la bolsa y tendrán que pagar un rendimiento. El respaldo para ellos será el Fondo de Aportaciones Múltiples (FAM), que ya existe en la Ley de Coordinación Fiscal.

El FAM se constituye como el 0.814 por ciento de la recaudación federal participable. Por ejemplo, hasta julio de este año, la recaudación participable ascendió a un billón 449 mil millones de pesos, lo que implica que al FAM fueron 11 mil 794 millones.

La reforma de la Ley de Coordinación Fiscal de diciembre de 2013 permite que el FAM sea fuente de pago de este tipo de bonos.

Los 50 mil millones de pesos de los que se habla han sido estimados precisamente en función de las proyecciones de este fondo.

La virtud de este tipo de bonos es que se define de antemano la fuente del repago y permite obtener en el corto plazo recursos que de otra manera no se tendrían.

Ya se han identificado los poco más de 32 mil planteles educativos a los cuales se canalizarían los recursos. Estos se encuentran ubicados en dos mil 11 municipios de alta marginación e incluyen una matrícula de 5.2 millones de alumnos, de éstos, 1.7 millones corresponden a poblaciones indígenas.

Para dimensionar las necesidades de la infraestructura educativa hay que recordar que el censo de escuelas realizado por el Inegi detectó que de los 173 mil inmuebles educativos, 27 por ciento (46 mil 700 aproximadamente) carece de agua corriente y 11 por ciento (19 mil) no tiene sanitarios.

Cuando se haga la valoración del impacto distributivo de este programa de bonos de infraestructura educativa, sin duda, éste saldría como uno de los que ofrecen la mayor contribución a la equidad.

Por cierto que este programa fue diseñado desde Hacienda, que comanda Luis Videgaray, y desarrollado específicamente por Fernando Aportela, el subsecretario del ramo.

Se trata de una muy calurosa bienvenida al secretario Aurelio Nuño, pues en esta materia, afortunadamente, habrá más recursos que nunca, pues aquí sí que hacen falta.

Hechos y percepciones
Otra vez encontramos el contraste de hechos y percepciones. Los hechos: la inversión bruta fija de junio creció (a cifras originales) 8.6 por ciento anual, la tasa más alta desde febrero de 2012. Sin embargo, el índice de confianza del sector manufacturero había caído 4.1 por ciento en junio y en agosto lo hizo en 8.3 por ciento.

Hay mala percepción y preocupación. Es inocultable. Pero los que toman las decisiones no dejan de invertir.

Twitter: @E_Q_

También te puede interesar:
Del Presupuesto austero y de Carstens
Un mundo de complicaciones
El Paquete Económico de 2016