Opinión

Una ventana
que se va a cerrar

 
1
 

 

Se cierra una ventana. (Especial)

A pesar de que el viernes pasado el tipo de cambio del peso frente al dólar tuvo un incremento y cerró la semana en 17.65 pesos, la ganancia de 8.0 por ciento que tuvo nuestra moneda del 8 de mayo al viernes pasado, expresa la ventana de buenos resultados que abrió para la economía mexicana.

Esa circunstancia de relativo optimismo y estabilidad, sin embargo, probablemente se cierre en los últimos meses del año.

Los dos factores más importantes que van a influir en el posible retorno de la inestabilidad serán las negociaciones del TLCAN y el proceso político interno.

En una negociación como la que empezará en poco más de tres semanas, es natural que existan momentos de tensión, no sólo por las diferencias reales que hay en las posiciones de México, Estados Unidos y Canadá, sino que la propia estrategia de los negociadores se orientará a crear momentos críticos para poder obtener ventajas.

No dude usted que más de una vez las pláticas lleguen a un punto cercano al rompimiento, o que las filtraciones de las diversas partes generen un clima de preocupación en México.

Este proceso va a producir movimientos en el tipo de cambio por la reaparición de la incertidumbre. Quizá sea en el último trimestre del año cuando vuelva a generar tensión en este proceso, a partir de la segunda ronda de negociaciones.

El otro factor que va a presentarse es el que deriva de la incertidumbre política.

Es probable que las encuestas sigan señalando en la última fase de este año que el candidato que marcha en primer lugar en las preferencias es Andrés Manuel López Obrador.

Y hay evidencias amplias de que su candidatura genera nerviosismo por la pretensión de echar para atrás las reformas estructurales, así como proyectos como el Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México.

Pero la candidatura de AMLO no es el único hecho político que puede encarecer el dólar. La dinámica de la Asamblea del PRI a realizarse en tres semanas puede generar interrogantes respecto a la solidez del partido en el gobierno.

Igualmente, el paso de las semanas sin concretarse un posible frente opositor o la persistencia de divisiones internas en el PAN, todo ello puede producir situaciones que pongan nerviosos a los mercados.

Y la incertidumbre influye negativamente en la inversión y ésta en la actividad económica.

Por esa razón es que estos meses positivos que comenzaron aproximadamente en marzo y se han expresado en una recuperación del valor del peso frente al dólar quizá tengan su fin en la última parte del año.

El promedio de los pronósticos de grupos financieros y consultorías, que fue publicado por Citibanamex el jueves pasado, marca 18.62 pesos por dólar para finales de diciembre, lo que implica una depreciación de aproximadamente un peso o de 5.7 por ciento, respecto a los niveles actuales.

Igualmente, el promedio de los pronósticos de crecimiento es de 1.9 por ciento, lo que implicaría quizás un ritmo ligeramente superior a 1.5 por ciento en la segunda mitad de este año, lo que derivará en menor ritmo del empleo y menor demanda para las empresas.

Twitter: @E_Q_

También te puede interesar:
Cuidado con el optimismo exagerado
Las cartas del presidente Peña
¿Por qué S&P ve mejor perspectiva?