Opinión

Una subasta para
la historia

 
1
 

 

ME. Una subasta para la historia.

El día de hoy tiene lugar una subasta que va a marcar un cambio en la historia del país.

Aquí le he comentado que en algunas reformas estructurales realizadas hasta ahora se ha avanzado en el nivel de modificaciones de ley, de reglamentos, etcétera.

Para la reforma de los hidrocarburos, quizá la más emblemática de todas, hoy viene la prueba de fuego.

Hoy tendremos una primera aproximación de su potencial.

Cuando se cambió la Constitución y luego las leyes y reglamentos, muchos inversionistas nacionales e internacionales mostraron mucho interés.

En el camino, sin embargo, se atravesó una de las grandes debacles de los precios del petróleo. Hace un año, el barril del WTI se cotizaba en 95.30 dólares, ayer quedó en 53.25. La caída es de 44 por ciento.

Imagine que en el proyecto en el que usted quiere invertir hubiera una caída de ese tamaño en los precios finales. En la mayor parte de los casos se haría inviable.

No es así en el ámbito de la producción de crudo.

Al existir renta petrolera, hay proyectos en los que la rentabilidad puede seguir suficientemente elevada para justificar las inversiones, pese a una caída de esta magnitud.

Esa es la apuesta el día de hoy.

Que las proyecciones de los 25 participantes en la subasta del día de hoy ponderen que invertir en la industria petrolera mexicana sigue siendo un buen negocio. Y por lo tanto, que ofrezcan montos que estén por arriba de los valores requeridos por el gobierno mexicano, y que fueron ya fijados por Hacienda.

Nadie, bien informado, piensa que se podrán asignar los 14 bloques que van a subastarse.

Los parámetros de éxito han sido señalados tanto por funcionarios como por especialistas. Los más conservadores piensan que una asignación de 30 por ciento de los bloques, es decir cuatro, será suficiente para decir que la subasta fue exitosa.

Los más exigentes hablan de que será necesario que se asignen al menos siete bloques para considerarla así.

Hay otro factor que debe tomarse en cuenta. Se trata de la transparencia.

No recuerdo yo alguna otra subasta de bienes públicos que haya tenido la apertura de la que hoy se va a hacer. La vamos a ver en vivo y en directo.

La mera posibilidad de hacerla de esa manera es una medida de éxito, que pondrá la vara muy alta para otras licitaciones similares.

Pese al crecimiento de las energías alternas, la mayor parte de las proyecciones visualiza a los hidrocarburos como la principal fuente de energía en el mundo todavía por varias décadas… al menos.

Y eso significa que en el mediano plazo los precios van a subir de nuevo.

Tal vez tardarán cuatro, cinco años o poco más, pero no se van a quedar siempre en la banda de 50 dólares.

Aunque hay cierto nivel de riesgo, creo que al país le vendría bien una buena noticia como un arranque claramente exitoso de la apertura del sector de hidrocarburos al sector privado.

En cualquier caso, la subasta de hoy va a quedar para la historia.

Twitter: @E_Q_

También te puede interesar:
Griegos, los que más trabajan en Europa
La fuga de ‘El Chapo’, como metáfora
¿Llegó el dólar a su techo?