Opinión

Una secretaría sin secretario

La reforma más importante que se haya emprendido en materia educativa en las últimas décadas en el país, no tiene timonel. Los conflictos se agudizan y el secretario del ramo no aparece. Más claro aún: no hay.

El conflicto en Oaxaca y Guerrero tiene trasfondo político, sin duda, pero la Coordinadora esgrime razones derivadas de la reforma educativa para realizar actos vandálicos y crear ingobernabilidad.

Por eso se extraña que el secretario de Educación Pública, Emilio Chuayffet, no esté al frente de la dependencia a su cargo para atender los problemas, debatir, defender, exhibir, liderar el cambio.

Muchos quisiéramos que se hicieran efectivas las órdenes de aprehensión contra los líderes de la Coordinadora en Guerrero y en Oaxaca, pero antes tiene que haber una explicación a los docentes del país, y a la sociedad misma, acerca del sentido de la reforma.

Incluso con los inconformes hay que hablar, explicar, y si es el caso exhibirlos en su carencia de bases para protestar en las calles y en los aeropuertos en contra de la reforma educativa.

El secretario Chuayffet, encargado de operar una reforma histórica, no aparece, y los problemas se pudren en los estados o van directamente a la Secretaría de Gobernación.

La semana anterior integrantes de la sección 22 de la CNTE, en Oaxaca, tomaron gasolineras, carreteras, los accesos a la terminal de autobuses, el aeropuerto de la capital del estado y el de Huatulco.

Sus actos de vandalismo tenían como motivación el hecho de que ahora sus pagos se realizan a través de cheques que llegan directo de la federación a los profesores, y no pasa por los institutos estatales de educación, en manos del sindicato.

De esa manera se evita que miles de aviadores en Oaxaca y en Guerrero cobren cheques sin trabajar, como lo han venido haciendo por muchos años.

¿Ha habido una explicación de la SEP, a los maestros y a la sociedad, acerca de la conveniencia de federalizar los pagos? No la hay. El secretario no sale a defender la reforma del Ejecutivo, aprobada por amplia mayoría en el Congreso de la Unión.

En Chilpancingo, integrantes de la Coordinadora estatal (CETEG), irrumpieron en diversas escuelas de la ciudad para reventar los cursos de capacitación a profesores que se preparaban para la prueba de carrera magisterial.

Impidieron la capacitación bajo el argumento de que la nueva ley es una “imposición”, por lo que no permitirán exámenes en Guerrero.

¿Nadie puede explicarles a los maestros por qué son importantes los exámenes para la carrera magisterial? Los que no quieran entender no lo van a hacer, porque su objetivo es político, pero la SEP tiene que hacer su tarea.

A la sociedad también hay que explicarle y poner a cada quien en su lugar.

No sólo es importante atender el reclamo de legalidad y poner fin al vandalismo de los miembros de la Coordinadora, sino que la sociedad debe estar informada de qué persigue esa minoría violenta y cuán falsos son sus motivos para dañar a los demás ciudadanos.

Claro, para eso se necesita un líder en la Secretaría de Educación Pública, y ni secretario hay.

Twitter: @PabloHiriart