Opinión

Una mala y varias buenas

 
1
 

 

Industria automotriz

Le tengo una mala y varias buenas. Hablo de noticias económicas.

Empecemos por las malas. Ayer, el Banco de México señaló que el grupo de especialistas que encuesta cada mes bajó su expectativa de crecimiento del PIB de 2015 de 2.95 a 2.88 por ciento.

La tendencia a bajar la previsión no es nueva. En junio, el consenso indicaba un crecimiento de 3.9 por ciento; para diciembre era de 3.5 por ciento. Este año lo arrancamos con 3.3 por ciento y en abril llegamos a la cifra referida de 2.88. Pero no espere que baje mucho más.

Hay que señalar como contexto de esta revisión y de esta perspectiva que el FMI bajó su expectativa de crecimiento de Estados Unidos de 3.6 por ciento, estimado a finales del año pasado, a 3.1 por ciento considerado en su reunión de abril.

Lo que está ocurriendo es que los expertos, gradualmente, van alineando las expectativas internas a las de la economía que más nos afecta.

Creo que va a ser irremediable que el próximo 21 de mayo, tras conocer el resultado del PIB en el primer trimestre, Hacienda también baje su rango estimado de crecimiento de este año de 3.2 a 4.2 por ciento, quizás a 2.7 a 3.7 por ciento, o algo así.

Otro de los indicadores interesantes que la encuesta de Banxico reveló es la percepción de que tendremos un dólar relativamente caro.

La estimación para el cierre de este año es de 14.97 pesos, cuando apenas un mes antes estaba 18 centavos abajo.

En mi perspectiva, esta noticia es buena y permitirá un mayor crecimiento de la economía, pero ese es un tema que abordaremos en otro momento.

En la parte claramente positiva, la encuesta de Banxico reveló que 61 por ciento de los expertos entrevistados señaló que el clima de los negocios en México mejorará en el curso de los próximos seis meses. Esta cifra era de 47 por ciento en marzo, lo que refleja un salto de 14 puntos en apenas un mes.

Otro indicador relevante corresponde a la pregunta de si el actual es un buen momento para realizar inversiones.

El 50 por ciento de los expertos respondió que sí, mientras que sólo 6.0 por ciento dijo que no; el restante 44 por ciento dijo no estar seguro.

En otro dato, en abril se volvió a romper el récord de ventas de autos.
Nunca en la historia del país se habían vendido tantos autos como en los primeros cuatro meses del año. Eso no corresponde a un ambiente de crisis. ¿No lo cree?

Permítame hacer un resumen de lo que los indicadores significan.
La cifra del crecimiento para este año, que probablemente se acerque a 3.0 por ciento, estará por abajo de lo deseable. Pero, a diferencia de otros tiempos, el motor del crecimiento va a estar adentro.

Si la economía no crece más, esencialmente es por los factores derivados de la economía internacional.

Somos un país muy abierto y, nos guste o no, lo que pasa en el exterior, de manera especial en Estados Unidos, nos afecta enormemente. Desde luego, lo que ocurra en el mercado financiero mundial también nos va a pegar.

Pero, seamos objetivos. Insisto en lo que he afirmado en otras ocasiones: tendremos este año uno de los mejores desempeños económicos entre el mundo emergente y quizás el mayor potencial entre todos para el mediano plazo.

Twitter: @E_Q_

También te puede interesar:
Las sorprendentes remesas
¿Y dónde quedó el recorte?
Los ingresos no petroleros nos salvan