Opinión

Una fuga a la derecha en Gran Bretaña

 
1
 

 

Crecimiento PIB en Reino Unido

No he estado siguiendo de cerca los desarrollos en la política británica desde las elecciones recientes, pero la gente me ha estado pidiendo que comente sobre la emergencia de Jeremy Corbyn como contendiente serio para el liderazgo del Partido del Trabajo. Y tengo algunas ideas.

Primero, es realmente importante entender que las políticas de austeridad del gobierno actual no son la única respuesta responsable a la crisis fiscal del país, como lo muestra gran parte de la prensa británica. No hay ninguna crisis fiscal, excepto en la imaginación de la Gente Muy Seria de Gran Bretaña. Las políticas del gobierno tuvieron grandes costos, y la mejora económica que experimentó Gran Bretaña cuando se puso pausa a la estrechez fiscal no justifica esos costos. De hecho, toda la ideología austeritaria se basa en economía de fantasía; los anti austeritarios son los que están basando sus puntos de vista en la teoría macroeconómica moderna y en la mejor evidencia.

Sin embargo, con excepción del Sr. Corbyn (un miembro del Parlamento que representa a Islington Norte) todos los contendientes para el liderazgo del Partido del Trabajo han optado por aceptar de lleno la ideología austeritaria, incluyendo las falsas afirmaciones de que el Partido del Trabajo fue fiscalmente irresponsable y que esta irresponsabilidad provocó la crisis. Tal como dice Simon Wren Lewis, un economista de Oxford, cuando los partidarios del Partido del Trabajo rechazan esta medida no se están “moviendo a la izquierda”, se están negando a seguir a una élite del partido que ha decidido moverse drásticamente a la derecha.

Lo que ha estado pasando dentro del Partido del Trabajo me recuerda a lo que pasó en Estados Unidos dentro del Partido Demócrata durante la administración de Reagan y otra vez durante cierto tiempo bajo el gobierno del Presidente George W. Bush: muchos de los principales demócratas cayeron en lo que Josh Marshall, de Talking Points Memo, solía llamar “la vergüenza”; básicamente, aceptar la visión mundial de la derecha, pero intentar ganar una elección siendo un poco más moderados.

Twitter:@NYTimeskrugman

También te puede interesar:

Una perdurable (y falsa) narrativa sobre el Estado benefactor

¿La geografía es la raíz de la crisis de Puerto Rico?

Ha llegado el momento de la verdad para Europa