Opinión

¿Una alianza PRI-PAN para el 2018?

 
1
 

 

ME. ¿Una alianza PRI-PAN para el 2018?

Conforme pasan los días y las semanas se perfilan con más claridad los dilemas políticos de largo plazo que enfrenta el país.

A días de que comiencen las campañas electorales para las diputaciones federales, la encuesta nacional domiciliaria levantada del 14 al 18 de marzo por Parametría-EL FINANCIERO, indica algunas tendencias relevantes. A mi entender, son las siguientes.

1- Desde julio del año pasado, la preferencia electoral por el PRI decae leve pero consistentemente, y ya pasó de 35 a 30 por ciento en un periodo de 9 meses. Pareciera que la caída en el nivel de aprobación del presidente, que pasó de 46 a 39 por ciento en el mismo lapso, influyó en esta pérdida del PRI.

2- En el mismo lapso, el PVEM subió su intención de voto de 7 a 10 por ciento. Hay que tomar en cuenta que ambos partidos han hecho sistemáticamente alianzas por lo que habría que considerar que la intención de voto conjunta pasó de 42 a 40 por ciento en el lapso que estamos considerando. Es decir, una caída menor.

3- El PAN está como segunda fuerza política individual. Su intención de voto pasó de 23 a 27 por ciento en el lapso considerado. No tiene alianzas con ninguna otra fuerza a nivel nacional.

4- Lo que pasa con la izquierda es de gran relevancia. En julio del año pasado, el PRD tenía 19 por ciento de la intención de voto; hoy está en 12. Morena entonces, estaba en 7 por ciento, hoy llega a 11 por ciento. Es muy probable que ambas fuerzas disputen el liderazgo de la izquierda, que antes indiscutiblemente correspondía al PRD.

5- Si se suman los partidos de izquierda más pequeños (MC y PT), el conjunto de la izquierda estaría en 27 puntos, una cifra semejante a la del PAN.

Es decir, a días de comenzar las campañas, en el ámbito federal lo más probable es que veamos una nueva Cámara de Diputados a partir de septiembre en la que ningún partido en lo individual alcanza la mayoría absoluta, pero en donde el PRI, PVEM y quizás algún aliado más sume los votos necesarios para alcanzarla. En la ecuación política de la Cámara 2015 no será muy diferente de 2012.

El tema de fondo es que sobre esta base comienza la carrera del 2018.
Si la distribución de la votación de la izquierda es algo cercano a lo que hoy tenemos, va a ser muy difícil que surja del PRD un personaje que pueda disputar a AMLO la candidatura presidencial de una hipotética coalición en la que se sumarían las fuerzas de izquierda.

En 2012, AMLO obtuvo 12.5 puntos porcentuales de la votación válida por arriba de los votos que obtuvieron en 2009 los partidos que lo respaldaron en las elecciones para diputados. Si adicionara ahora los mismos puntos, la perspectiva que tendría a estas alturas una coalición de izquierda sería obtener poco más de 39 por ciento de los votos.

Se convertiría de ya en el candidato a vencer en las próximas elecciones presidenciales.

En ese contexto, no es improbable que se empiece a hablar en pocos meses de temas ahora inéditos, como de una alianza PRI-PAN para la elección presidencial de 2018.

Twitter:@E_Q_

También te puede interesar

Nos ven bien; nos vemos mal

Nos ven como “estrella ascendente”

¿Viene una “revolución presupuestal”?