Opinión

Un TPP reservado para grandes consorcios multinacionales

 
1
Introduzca el texto aquí

 

 [Se prevé que el TPP terminará de negociarse en 2014 y se apruebe por los congresos de los países en 2015. / Cuartoscuro] 

El tema debe de ingresar a la agenda del análisis de los sectores productivos nacionales, por más que los doce gobiernos involucrados en la negociación del TPP (por sus siglas en inglés) hayan decidido concluir los acuerdos en total hermetismo.

El asunto involucra al aparato productivo nacional en tanto puede afectarle de manera contundente. Se trata del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica que presumiblemente habrá de firmarse a finales del presente año.

Desde 2010 doce naciones con litorales bañados por el océano Pacífico negocian este acuerdo liderados por Estados Unidos. Procuran llegar a acuerdos en 25 renglones específicos entre los que se encuentran temas de patentes, derechos de autor, lácteos, inversiones.

Los especialistas que han seguido las escasas filtraciones de documentos de trabajo marcan la alerta de acuerdos que impactarán la vida de los aparatos productivos multinacionales y especialmente a pequeñas y medianas empresas.

Tomemos un solo ejemplo: se procura, afirman documentos filtrados, que exista una prorroga a las patentes farmacéuticas de tal manera que los 20 años naturales de vida cuenten con un lustro más de explotación exclusiva.

Lo anterior implicaría retrasar los planes que empresas productoras de medicamentos genéricos tienen para producir medicamentos más baratos. Pega de frente a los presupuestos para instituciones públicas de salud quienes tendrían que hacer crecer sus recursos para pagar medicinas de patente a precios sensiblemente mayores a los que se destinan para atender a su población derechohabiente.

También se pudieran ejercer patentes sobre procedimientos de validación de eficiencia curativa o incluso sobre procedimientos médicos o métodos y tecnologías de diagnósticos.

El simple hecho de que se reserven como información sensible los procedimientos de investigación sobre los mismos medicamentos, representa un cerco que prácticamente imposibilita la producción de genéricos con eficiencia curativa a precios más bajos, lo que beneficia a gobiernos y a la población que los demanda.

Pero también se presupone que habrá un paso que se distancie de la estrategia de la denominación de origen como defensa de los aparatos productivos, una estrategia que México ha subejercido tomando en cuenta que en el país se han detectado 700 indicaciones geográficas en donde pudieran encontrarse productos que calificarían para ser peleados como productos dignos de tener reconocimiento internacional por su denominación de origen.

Para no hablar en general de Europa cito el caso de Francia, que cuenta tan sólo en el terreno de quesos, vinos y bebidas alcohólicas 560 denominaciones de origen. México tiene 14 bajo este esquema internacionalmente reconocido y las 700 indicaciones geográficas para detectar nuevas. Decenas o centenares de posibilidades que aprovechar.

El asunto ni comienza con lo de las patentes ni concluye con el tema de la denominación de origen. El asunto es que la secrecía ejercida hasta ahora y el hermetismo sobre la información que se han seguido es una afrenta a los aparatos productivos de las doce naciones involucradas que quisieran que el asunto sea resuelto lo más rápido posible luego de cinco años de intensos trabajos.

Se cree que en noviembre de este año el documento estaría listo para firma de los gobiernos y para su sanción. En el caso de México, en el Senado.

¿Y los sectores empresariales que pudieran ser afectados?

Twitter: @ETORREBLANCAJ

Correo: direccion@universopyme.com.mx

También te puede interesar: 
Semáforo ámbar en nuevo aeropuerto de la CDMX
Semana Nacional del Emprendedor; la más nacional de todas
Mexicano inventa nuevo modelo para reciclar PET único en el mundo