Opinión

Un sitio para Trump en el Partido Republicano

 
1
 

 

Donald Trump

Como están descubriendo con horror los eruditos políticos, en el fenómeno Donald Trump probablemente hay más que simple celebridad.

El hecho es que las creencias centrales del conservadurismo moderno (recortar los impuestos de los ricos y disminuir los beneficios para el público en general) son impopulares. Anteriormente, los republicanos han ganado elecciones solo gracias a envolver estas políticas con otras cosas. Todo ha tenido que ver con recortar los beneficios a las “reinas de la seguridad social” y a “jóvenes fornidos” (son “reaganismos”, en caso de que se esté preguntando) que compran filetes T-bone con vales de comida. Y eso, a su vez, significa que hay una casilla vacía en la política estadounidense que está a la espera de ser ocupada.

Un Estado benefactor disponible para todos es la posición demócrata, que se parece mucho a lo que en otros países llaman posición social demócrata. El papel dominante en el Partido Republicano moderno es jugado por una facción que une el deseo por recortar el seguro social con un desdén de facto por Esa Gente. En principio, los libertarios también están a favor de un gobierno chico, pero sin el trasfondo, y básicamente también están ausentes en el electorado existente.

Y luego está la casilla vacía. Alguna vez fue ocupada por los demócratas del sur, quienes preservaban las leyes de Jim Crow que imponían la segregación mientras apoyaban al New Deal. Desde entonces, esos votantes se han movido al Partido Republicano, y en el proceso han desarrollado una oposición al seguro social. Pero hay muchos otros votantes que quieren Seguro Social y Medicare para gente que se parece a ellos, pero no para esa otra gente. Y en cierto nivel, el Sr. Trump, candidato para nominación presidencial republicana, está sirviendo a esa población no atendida.

Por supuesto, “Trumpismo” es un nombre realmente muy malo para esto, en parte porque el hombre ni siquiera es coherente, y en parte porque sigue siendo probable que se trate de un caso de hoy sí, mañana no. Y quizás nadie más intente llenar esa casilla.

Pero también es posible que veamos el auge de un movimiento que requiera un mejor nombre. Ummm. ¿Qué me dicen de Social Democracia Nacional? ¿Algún inconveniente?

Twitter:@NYTimeskrugman

También te puede interesar:

Donald Trump, héroe de la base republicana

Un proyecto dispendioso tiene prioridad sobre la salud pública

Una perdurable (y falsa) narrativa sobre el Estado benefactor