Opinión

Un Presupuesto sensato

 
1
 

 

Un Presupuesto sensato.

Creo que el Presupuesto enviado ayer al Congreso de la Unión resulta bastante sensato.

En este espacio le expresamos en diversas ocasiones nuestra prevención respecto al riesgo de que se pasara la dosis en materia de recorte al gasto público.

Al final de cuentas, el recorte adicional el próximo año, respecto a los recortes efectuados en 2015 y 2016, será de 70 mil millones de pesos.

Con todo y todo, el gasto total del sector público bajará en 2017 en 1.7 por ciento en términos reales.

En términos absolutos, el gasto programable –sobre el cual puede incidir el gobierno– se reducirá en 110 mil millones de pesos entre este y el siguiente año.

Si Hacienda hubiera presentado un recorte del gasto tan agresivo como el que pedían algunos, como el CEESP o el PAN, que hablaban de 300 mil millones de pesos, se habría generado un fuerte impacto recesivo en la economía.

Con todo y todo, de acuerdo con las cuentas presentadas ayer por Hacienda, se podrá conseguir un superávit primario de 73 mil 825 millones de pesos, equivalente a 0.4 por ciento del PIB.

Como producto de ello, se proyecta que la definición más amplia de la deuda pública, es decir, el Saldo de los Requerimientos Financieros del Sector Público, por primera vez en los últimos años tenga una ligera baja al pasar del equivalente a 50.5 por ciento del PIB a 50.2 por ciento.

Seguramente habrá quienes propongan un ajuste más drástico del gasto público para asegurar la mejora en los balances fiscales. Creo que no sería lo apropiado.

Hay que revisar con más cuidado los documentos y sus proyecciones, pero en primera instancia me parece que reflejan un balance sensato.

Se plantea un crecimiento de la economía mexicana de 2.0 a 3.0 por ciento, con un punto medio en 2.5 por ciento. Es decir, se plantea un cuadro fiscal y monetario adecuado para no propiciar una recesión, y dejando la tarea del crecimiento, fundamentalmente en la inversión y el consumo privados.

Algo fundamental para que esta prospectiva suceda es que las cosas vayan mejor en Estados Unidos.

La producción industrial de nuestro vecino del norte caerá este año 0.9 por ciento.

Se plantea que para 2017 haya un crecimiento de 2.0 por ciento que permitirá de nueva cuenta un crecimiento de las exportaciones manufactureras y un mejor desempeño de la industria mexicana.

El tema que propiciará más debate en este Paquete Económico será sin duda la distribución del recorte del gasto público.

Por ejemplo, a pesar de que el gobierno federal prevé un recorte de 16.9 por ciento entre el Presupuesto de 2017 y el que se aprobó el año pasado (que ya contempla los recortes realizados en este año), el Poder Judicial gastará 14.8 por ciento más que en 2016, y el Legislativo 3.6 por ciento más.

No hay una sola dependencia del gobierno federal cuyo presupuesto del próximo año no tenga un decremento real respecto a lo que se presupuestó en 2016.

Pero, en contraste, las participaciones a los estados crecerán en 5.3 por ciento en términos reales.

El debate apenas empieza. Habrá más que decir respecto a este Paquete en los siguientes días y semanas.

Twitter: @E_Q_

También te puede interesar:
Lo que me dijo Pepe Meade
Trump, no caer en el pánico
Ni de fiesta, ni al borde del colapso