Opinión

Un Paquete Económico descuadrado

 
1
 

 

Paquete Económico 2017

Aun no arranca el 2017 y ya sabemos que varios de los supuestos económicos contenidos en los Criterios Generales de Política Económica (CGPE) para dicho año no se cumplirán, lo cual representa un serio problema ya que en base a esto fue que se elaboraron y aprobaron la Ley de Ingresos y el Presupuesto de Egresos de la Federación del año que viene.

Entre los principales supuestos de los CGPE 2017 que no se cumplirán, y que hacen que el Paquete Económico esté descuadrado, están la estimación de la tasa de interés, el ritmo de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) y el tipo de cambio. A continuación explicaré el impacto de cada una de estas variables:

Tasa de interés
Respecto a la tasa de interés ésta se estimó en 4.9% en promedio para el 2017, y ya vimos cómo el martes 15 de noviembre los Cetes a plazo de 28 días cerraron en 5.56% anticipándose al incremento en la tasa de interés objetivo del Banco de México, organismo que elevó a 5.25% su tasa objetivo en su reunión del jueves 17, lo que representa un nivel medio punto porcentual más alto.

Este dato es relevante porque para el año que entra la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) había estimado que el sector público federal pagaría sólo por concepto de intereses sobre su deuda unos 568.198 miles de millones de pesos (mmdp), cifra que representa el 2.8% del PIB y es el porcentaje más alto de los últimos 16 años, además de que es 19% mayor de lo que se erogará por este concepto en 2016.

La realidad es que con el alza que ya se dio en las tasas de interés, más otros incrementos adicionales que se esperan para diciembre de este año y a lo largo de 2017, en línea con los movimientos alcistas que realice en Banco de la Reserva Federal de los Estados Unidos (FED), el costo financiero de la deuda sea realmente de más de 3.2% del PIB, lo que de entrada representa unos 650 mmdp.

Los intereses sobre la deuda pública son algo que no se puede dejar de pagar, por lo que el sector público federal, al tener que erogar unos 80 mmdp más de intereses respecto a lo que se presupuestó y aprobó por parte de la Cámara de Diputados, forzosamente tendrá que realizar recortes al gasto público en otras áreas, deberá incrementar los ingresos públicos o deberá contratar más deuda de la que inicialmente se había estimado, la cual asciende a unos 768 mmdp para todo el sector público.

De esta manera, vemos con preocupación que la deuda pública llegará en el año 2017 a representar el 55% del Producto Interno Bruto (PIB), siendo que a finales de 2016 se ubicará en 50.5%. De acuerdo a cifras de la propia SHCP; al mes de septiembre de este año la deuda total neta del sector público suma 9.115 billones de pesos (bdp), por lo que es muy probable que a finales del año que viene la veamos alcanzar los 10 bdp, cifra realmente preocupante y que nos vuelve muy vulnerables.

Producto Interno Bruto (PIB)
Para complicarle aún más el panorama al gobierno federal, tenemos que la expectativa de crecimiento del PIB no se cumplirá debido a la incertidumbre generada por el triunfo de Donald Trump a la presidencia de los Estados Unidos.

De acuerdo con los CGPE 2017, se esperaba que el PIB creciera en dicho año en un rango de 2 a 3%, pero la mayoría de analistas han ajustado esta expectativa a la baja situándola en un rango de 1.5 a 1.7%. Esto es relevante porque en la medida en que la economía crezca menos pues hay menos actividad económica y por lo tanto menos recaudación de impuestos.

Hay diversas razones por las cuales el PIB no crecerá como originalmente se esperaba, y entre ellas están la ya mencionada alza en la tasa de interés y la posibilidad de que se renegocié el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), lo que podría disminuir nuestras exportaciones al vecino del norte. Hay que recordar que las ventas que realiza México a Estados Unidos representan el 27% de nuestro PIB, por lo que cualquier disrupción en el flujo de exportaciones tendrá un impacto en nuestra economía.

Otra razón por la que México crecerá menos de lo previsto es porque ante la posibilidad de una renegociación del TLCAN o que nos incrementen los aranceles, algunas de las inversiones extranjeras directas que se esperaba recibir no se materializarán sino hasta que haya mayor certidumbre respecto a lo que Trump hará con México.

Pero volviendo al tema del Paquete Económico 2017, el menor crecimiento del PIB pondrá presión adicional en las finanzas públicas y es altamente probable que la meta de recaudación no se cumpla, poniendo en riesgo la tan comentada meta de lograr un superávit primario que represente el 0.1% del PIB. En este sentido, cabe recordar que los legisladores aprobaron para el año que viene ingresos por concepto de ISR de 1.425 bdp y por IVA de 797.653 mmdp, siendo estas cifras 6.424 mmdp y 3.594 mmdp más altas respectivamente en relación a la propuesta enviada por el Ejecutivo Federal.

Tipo de cambio
En cuanto al precio del dólar, en su momento vimos como los legisladores en aras de “crear” más ingresos para el sector público, elevaron la previsión de 18.20 a 18.62 pesos por dólar, lo cual fue duramente criticado por varios analistas. En este sentido, hemos visto que después del triunfo de Trump el dólar ha estado por encima de los 20 pesos, y lo más probable es que se quede en esos niveles al menos hasta que haya claridad respecto a lo que va a hacer en su relación comercial con México.

El aumento en el tipo de cambio tendrá un doble impacto, ya que por un lado hará que los ingresos de Pemex por exportación de petróleo aumenten, pero por el otro, hará que el precio de la gasolina importada sea más elevado. El balance resultará positivo para la empresa productiva del estado, por lo que en términos de finanzas públicas el alza en el precio del dólar a unos 20.50 pesos nos beneficia porque le generará a Pemex unos 54 mmdp adicionales de ingresos respecto a los aprobados en la Ley de Ingresos 2017.

A manera de conclusión podemos señalar que queda claro que no se cumplirán varias de las metas gubernamentales en materia de finanzas públicas para el 2017, por lo que veremos más contratación de deuda o recortes adicionales al gasto. Los Legisladores y cúpulas empresariales no podrán reprocharle nada al Gobierno Federal porque éste ya tiene la excusa perfecta para no cumplir lo que dictan la Ley de Ingresos y el Presupuesto de Egresos ya que los supuestos bajo los que fueron construidos no se cumplirán.

De esta manera, sería muy sano para todos que el Gobierno Federal nos diga cómo hará para lidiar con una tasa de interés más alta y con un menor crecimiento económico, de manera que evite que caigamos el año que entra en una situación de crisis económica.

Director General GAEAP*
Correo: alejandro@gaeap.mx
Grupo Asesores en Economía y Administración Pública

También te puede interesar:

Evitar que el triunfo de Trump nos lleve a una crisis

Este martes, a “hacer changuitos”
El continuo deterioro de las finanzas públicas