Opinión

Un mercado interno que no aflojó

 
1
 

 

Un mercado interno que no aflojó.

En contra de lo que algunos creíamos, el mercado interno está cerrando 2016 con un desempeño sorprendente. No aflojó el paso.

El Inegi dio a conocer antier las cifras sobre el comercio minorista a octubre.

Con cifras a las que se quitó la estacionalidad, se registró un crecimiento de 10 por ciento a tasa anual y un promedio para el periodo enero-octubre de 8.0 por ciento.

Considerando una inflación ligeramente mayor a 3.0 por ciento, el comercio al menudeo empezó el último trimestre con ventas que son superiores en 6.5 por ciento en términos reales a las de octubre de 2015.

El Inegi reveló datos de otro de los sectores básicos para el mercado interno: los servicios no financieros. Los ingresos de este sector crecieron 8.8 por ciento en promedio durante octubre. Si consideramos también los primeros diez meses del año, observamos un crecimiento de 7.8 por ciento. Así que, para octubre, el crecimiento real que tiene el sector es de 5.6 por ciento.

Las dos cifras anteriores reflejan que, en esta parte de la economía, el dinamismo se mantuvo a lo largo del año y seguramente van a cerrar 2016 con uno de sus mejores registros.

No es el caso de otros sectores, como el minero, el petrolero o la industria manufacturera de exportación.

Sin embargo, cuando se habla de la economía mexicana, casi siempre le ponemos acento a las cifras macroeconómicas sin ver que reflejan profundos contrastes entre sectores.

Déjeme hacer un par de comparaciones.

Para las ventas minoristas, de acuerdo con los cálculos del Inegi, este año será el mejor desde que se llevan registros con una metodología comparable.

Pero, para la industria petrolera, 2016 será uno de los peores años de toda su historia.

Vea usted otro indicador: la masa salarial real del sector formal.

Con un crecimiento del empleo formal que concluirá el año en 4.0 por ciento y un crecimiento del salario real de 0.4 por ciento, terminaremos 2016 con una masa salarial real superior en 4.4 por ciento a la de 2015.

De hecho, si consideramos los últimos tres años en conjunto, el crecimiento de la masa salarial real es de 16.2 por ciento. Esto es la base del crecimiento del consumo interno que ha mantenido a flote la economía.

Existe el consenso de que en 2017 va a ser difícil que se mantenga este ritmo de crecimiento, pero tampoco se ve el riesgo de que el mercado interno se desplome.

Si, adicionalmente, las exportaciones manufactureras empiezan a recuperarse, como parecieran sugerir las cifras del sector del automóvil en noviembre, quizás tengamos para los próximos meses un cuadro económico más alentador del que la mayoría está esperando.

Por lo pronto, es importante asegurarse que el mercado interno mantenga su dinamismo, porque es el que ha permitido en los últimos dos años que la economía mexicana mantenga su ritmo y que el empleo continúe creciendo.

PARÉNTESIS
Coordenadas dejará de publicarse en lo que resta de 2016 y volverá a publicarse el martes 3 de enero de 2017. Le deseo felices fiestas y un excelente arranque de 2017.

Twitter: @E_Q_

También te puede interesar:
Cinco preguntas sobre los precios de las gasolinas
Qué me dijeron Carstens, Meade y González Anaya
Trump y el efecto de 'huevo revuelto'