Opinión

Un independiente
para 2018

1
  

   

Jorge Castañeda. (Cuartoscuro)

Quien se atrevió a una aventura y recorrió el país en 2004 en busca de una candidatura independiente, ahora propone que la elección de 2018 se convierta en un referéndum a favor o en contra de la clase política tradicional.

Jorge Castañeda plantea que haya un solo candidato presidencial independiente en 2018, porque sólo se puede ganar si la candidatura es única y se convierte en un plebiscito para la partidocracia.

Para ello, quien fuera canciller en el sexenio de Vicente Fox propone que desde mediados de 2016 y finales de 2017 se construya la candidatura surgida de un proceso de debates, mediciones, apoyos y campañas de tierra.

En su libro Solo así, Por una agenda ciudadana independiente, Castañeda debate en un tema que está de moda, pero en el que indiscutiblemente fue pionero, cuando en 2004 recorrió el país desde Ensenada hasta Mérida en busca de una candidatura presidencial independiente, que no logró conseguir.

Ahora, 12 años después, centra la discusión en la necesidad de organizar a la sociedad civil para construir un proceso del cual emane una candidatura única.

En su libro explica que como están la legislación y los tiempos electorales, entre la recolección de firmas, su compulsa, obtener el registro, hacer campaña y desistirse, una decantación de candidaturas espontánea se vuelve casi imposible, porque hasta abril de 2018 se sabría quién es candidato y quién no.

Mientras que los demás partidos llevan la delantera, por ejemplo, Andrés Manuel López Obrador ya es el aspirante único de Morena y Margarita Zavala lleva rato en campaña.

Algo que no se comenta en el libro y que será definitorio en 2018 es el impacto que tendrá en las candidaturas presidenciales independientes el gobierno de quienes por esta vía ganen en 2016 y 2017.

Pero sobre todo de Jaime Rodríguez, El Bronco, quien a siete meses de tomar el poder tuvo una terrible crisis en el penal de Topo Chico que dejó 49 muertos y mostró buena parte de sus debilidades, como el hecho de que su gobierno respondió muy tarde, no hizo caso a las advertencias anteriores y nadie lo defendió en el Congreso de la Unión, lo cual muestra que no ha hecho alianzas.

MÉXICO Y COLOMBIA SON SIMILARES
Un dato preocupante del Índice Global de Impunidad México 2016 es que nuestro país y Colombia tienen un comportamiento similar respecto a indicadores de mayor impunidad en relación a la estructura y funcionamiento de los sistemas de seguridad y de justicia.

Ambos países han tenido un incremento desde la década de los 70 en la corporativización del crimen organizado, vinculado al fenómeno del narcotráfico.

No registraron diferencias significativas en cuanto a sus sistemas penitenciarios, todos sus indicadores se ubican por debajo de la media y evidencian deficiencias desde que las personas son detenidas hasta que son recluidas en una prisión para aguardar un juicio.

También se encontraron cifras similares en cuanto a la cantidad de personas encarceladas y el número de condenados por un delito grave, aun cuando en Colombia se registra un porcentaje significativamente mayor de jueces por cada 100 mil habitantes, que son diez, contra cuatro de México.

Es así que en las dos naciones de América Latina que muestran mayor violencia de parte del crimen organizado se presentan hechos como el hacinamiento en las cárceles, la tortura y la falta de conocimiento de los procesos judiciales por parte de los inculpados.

Twitter: @ginamorettc

También te puede interesar:
Ya casi son candidatos
Cordero, Gil Zuarth, Zambrano, entre los constituyentes
Barraza responde a AMLO