Opinión

Un entremés criminal

Repantigado en el mullido sillón del amplísimo estudio, Gil leyó sus periódicos y terminó con la cabeza bomba, le salía humo por la orejas. Asesinos, cómplices, policías, ladrones, nombres de dirigentes perredistas, gobernadores, síndicos, alcaldes, acrónimos de tribus: el MESI del ADN de IZ metida en NI. Dioses, lo que ha hecho con ese partido, de verdad, una olla de carne podrida. Oh, sí. Gamés intentó poner en su mente un resumen traído de la prensa, en especial de la cobertura de sus periódicos Reforma y Milenio. Aquí vamos, un cuartito de Tafil y medio Serenex pueden ser tablas, o tabletas, de salvación.

Una de las versiones cuenta que una mañana fatídica, la pugna se hizo clara: Ángel Aguirre Rivero, gobernador de Guerrero; Lázaro Mazón, precandidato de Morena para contender por la gobernatura del estado, y David Jiménez Rumbo, líder del grupo Guerrero de Alternativa Democrática Nacional; los tres presionaban para ganar la tercera ciudad de Guerrero: Iguala.

Gilga fabula: Me cae de madres que traigo un candidato de lujo árabe, dijo Mazón, tiene base social, dinero y un carisma que se van ustedes de espaldas, y su mujer es un ventarrón de activismo político. La verdad, miren ustedes, si no es José Luis Abarca yo paso a retirarme del partido. Que sea Óscar Díaz, decía Aguirre mientras papaba moscas entre modestas libaciones, es el mejor puesto en las encuestas. Para mí que Justino Carbajal es el bueno, y trae con él la bendición de Nueva Izquierda. Según las cuentas no muy claras de Gil, a Justino Carbajal lo apoyaba también Arturo Hernández, fundador del PRD y líder de izquierda Unida en Guerrero.

Cartas en el asunto

Gamés tomó aire y acomodo en el mullido sillón y entrecerró los ojos para concentrarse. Se dice que en ese escenario Jesús Zambrano tomó cartas en el asunto y decidió en favor de Abarca. ¿Quién dice esto? Pequeño problema pues lo dice aquí Bejarano, allá los miembros de Unidad Popular de Hernández y una fuente cercana a bla, bla, bla. O sea, lo dicen y no lo dice nadie. La nota de José David Estrada de su periódico Reforma afirma que “otras fuentes, sin embargo, señalan que el presidente nacional del PRD estaba muy ocupado resolviendo las 300 candidaturas a diputados federales y las 128 al Senado, por lo que no pudo intervenir”.

Gil fabula: Jesús, en Guerrero andan de la greña por lo del candidato a la alcaldía de Iguala. Hay al menos una posibilidad de que Zambrano haya contestado, inspirado en Churchill, algo así como esto: pongan ese asunto en manos de nuestros mejores hombres allá en Guerrero. Y eso hicieron exactamente, pusieron el asunto en las manos de los mejores hombres. Hay otra posibilidad, que Zambrano haya respondido esto: carajo, estoy cuadrando las cámaras, los diputados, los senadores y ustedes chingando con Iguala. Y una más: sí, Abarca trae muy buen tren, me gusta y dicen que su mujer es de armas tomar. Elija usted, lectora, lector o añada una alternativa que le parezca mucho más verosímil.

La sangre y la conferencia

Abarca fue elegido por la coalición PRD, PT, MC. La fórmula ganó 10 de 16 municipios de Guerrero, entre ellos Iguala y Acapulco. Abarca era el presidente municipal de Iguala. Muy poco tiempo después, Justino Carbajal fue asesinado a balazos afuera de la casa de su madre. Arturo Hernández fue secuestrado y asesinado de dos escopetazos. El 26 de septiembre de 2014, un comando integrado por policías municipales y sicarios del cartel Guerreros Unidos secuestraron a 43 normalistas y asesinaron a seis personas más. Esos crímenes se les imputan al alcalde Abarca y a su esposa, la señora Pineda.

La dirigencia del PRD ha dado la cara, es un decir porque con qué cara dan la cara. Gamés no sabe si fue Ortega, o Navarrete o Zambrano, pero la idea de esto caballeros es que el PRD es responsable de la elección de Abarca para contender y luego ganar la presidencia municipal de Iguala, pero no de sus actos delictivos. Mecachis en veinte. ¿Es o no verdad que si el PRD no hubiera subido a su plataforma electoral a un asesino, miembro del crimen organizado, se habrían evitado muchas muertes? ¿O les damos una sonaja a los dirigentes perredistas para que jueguen al pon pon tata?
La máxima de Albert Einstein espectó dentro del ático de las frases célebres: “El mundo no está en peligro por las malas personas sino por aquellas que permiten la maldad”.

Gil s’en va