Opinión

Un “chapulín colorado” para las mipymes


  
A pesar del título de la columna, que procura siempre ser ingenioso o festivo, el asunto es de muy alta importancia para emprendedores y la vida económica nacional.
 
 
No puede más que aplaudirse y generar buenas expectativas el acuerdo entre la OCDE y el Gobierno Mexicano por conducto del Secretario de Economía de comprometerse a la conformación de un OMBUDSMAN para emprendedores, micro, pequeñas y medianas empresas.
 
Puede no gustar mucho el plazo de la encomienda establecido para antes de finalizar el sexenio, pero sin duda con un compromiso sólido de Ildefonso Guajardo y José Ángel Gurría así como de Enrique Jacob Rocha, Presidente del INADEM,  la figura del Ombudsman pudiera ser una realidad, si se tiene voluntad política no antes de que concluya el actual sexenio sino antes de que termine el año. Al menos el paso uno que es su reconocimiento oficial. Aunque ingrese en funciones el año entrante.
 
Pero ellos marcarán los tiempos prudentes. Lo importante es que esta instancia de defensa se tenga. Lo ideal es que sea antes pero que se cuente con ella es lo fundamental.
 
 
El asunto lamentablemente no es nuevo y en más de siete años no ha podido concretarse. Quien primero habló abiertamente como un plan de ejercicio de la política pública mexicana hacia Pymes fue HERIBERTO FELIX, subsecretario de la pequeña y mediana empresa y posterior Secretario de Desarrollo Social en la administración Federal anterior.
 
 
Esa fue uno de los cinco puntos que marcó como prioridades. En su última entrevista como Subsecretario con Universo Pyme, Heriberto, que ya sonaba  despidiéndose, nos dijo al término de la grabación: “Te encargo que empujes lo del ombudsman”.
 
Félix Guerra se había complicado la existencia del asunto al haber subido con entusiasmo a las grandes empresas como parte de la política pública hacia Pymes en calidad de tractoras. Parece mentira, pero hay una defensa necesaria en las Pymes y se vincula con el trato que les confieren la mayor parte de las grandes firmas nacionales e internacionales.
 
Ciertamente las tractoras pueden hacer muchísimo por las Pymes en su desarrollo y consolidación pero lo cierto es que pudiéndolo hacer muy pocas lo hacen. Las más, y disculpe la palabra pero, joden a sus proveedores. Así de concreto.
 
 
Miguel Marón Manzur poco énfasis tuvo en el reto, que aunque no lo ignoró poco pudo empujarlo. En la presente administración, como parte de su tarea de “escucha” del sentimiento del ecosistema emprendedor, Enrique Jacob Rocha impulsó una ronda para conocer la temperatura de los integrantes del proceso.
 
 
Recuerdo que Universo Pyme y la periodista Carmen Castellanos tuvimos la oportunidad de participar en esa mesa en la que, para mucha sorpresa, hubo quien defendió el proceder inconsistente y carente de ética de las grandes empresas de pagar cuando se les pega la gana pudiéndolo hacer antes de un mes para retrasar su compromiso con lamentables y disgratas sorpresas para sus proveedoras Pymes en un período muy común de 91 días.
 
De este asunto no hemos redactado menos de 10 columnas. Fuimos quienes primero denunciamos las políticas de “capitalismo salvaje” de grandes empresas comerciales de retail con descuentos unilaterales, sanciones por supuestas demoras en la entrega de productos e incluso prácticas criminales presumibles cuando rechazan el proceso de proveeduría en camiones que sorpresivamente son asaltados a su regreso del rechazo.
 
Descuentos por participar en gacetillas de promoción sin solicitud o autorización de las empresas, descuentos por supuestas mermas, descuentos de hasta 90 por ciento en precios al público sin que medie, avisos de la pyme se han documentado en este espacio.
 
 
Se demanda una ley que pare estas prácticas de capitalismo salvaje inadmisibles en una economía que quiere proteger al emprendedor y a la célula básica de nuestra economía.
 
 
Por más que pudiera pensarse que la defensa tiene capacidad y vocación para intermediar y dar solución a casos como los anteriores, la  principal acción y misión de una figura como la del Ombudsman está mucho más enfocada en defender a las Pymes y emprendedores en su relación con las autoridades más que en actos de abuso de sus similares grandes.
 
 
El asunto no es  nada sencillo.
En Estados Unidos la Small Business Administration  cuenta con la figura que es una de las centrales  en el accionar de esta organización de apoyo de las empresas. Sería, debida proporción guardada, el INADEM de Estados Unidos.
 
La oficina central de OMBUDSMAN tiene reportes periódicos al ejecutivo y al Senado y la Cámara de Representantes. Si bien su relación directa está en la Casa Blanca y con los legisladores, cuenta con oficinas regionales, diez, que son las que ven los  casos en particular. La oficina Nacional propone cambios que deriven en que los más casos regionales no se presenten más.
La defensa hacia Pymes está puesta más en la defensa de actos de autoridad excesivos, recurrentes, injustos que buscan evitarse mediante legislaciones específicas. Las diez oficinas regionales, compuestas por funcionarios de la figura y por 5 empresas Pyme que son representantes de sus intereses. La presencia de esas 5 empresas es por vocación de servicio y se ofrecen ellas a cumplir esas tareas sin retribución alguna.
 
Hay plazos fijados claramente para la solución de las quejas según la complejidad de los casos.
 
 
Pudiera comprender lo que la industria de la construcción mencionó en las oficinas de juntas de Jacob Rocha cuando externó la inconformidad ante privilegios que otorga el Gobierno Federal a constructoras extranjeras por el solo hecho de venir subsidiadas por su gobierno o por ofrecerse a hacer el trabajo cobrando sus contratos a la entrega de la obra, algo que imposible pensar en una Pyme del sector. Buen avance el compromiso. Tendrá que ser una oficina ajena al quehacer gubernamental y con suficientes dientes para morder a los infractores.
 
  
direccion@universopyme.com.mx