Opinión

Un cambio radical

    
1
   

    

Bandera

El país está tocando un fondo muy oscuro que nos dice a gritos que hemos hecho muy mal las cosas. Hemos fallado todos.

Cómo es posible que hayamos producido un juez que afirme que manosear los senos y la vagina de una menor de edad no es un abuso.

Que no hay abuso porque no existe la intención de copular ni el juez vea en ello “acción dolosa con sentido lascivo”.

¿Cómo es posible que ese juez haya puesto lo anterior en una sentencia judicial?

Y que ese juez haya pensado que después de un fallo así no iba a pasar nada y saldría impune.

Cinco tiros le dieron a la reportera Miroslava Breach en Chihuahua. La mataron delante de su hijo de siete años, y ya dejó de llamar la atención el tema.

A Paloma Merodio Gómez, propuesta para la Junta de Gobierno del Inegi, la lincharon con sevicia en los medios, en las redes y en el Senado.

Se vale rechazar, decir que no con vehemencia, pero ensañarse con una joven como lo hicieron con Merodio –a quien no conozco ni sé si tenga méritos o no–, es un acto de crueldad política y mediática.

En Veracruz aparecen más de un centenar de fosas con más de 250 cráneos de personas torturadas.

Un grupo de asesinos presuntamente mató por asfixia a estudiantes normalistas, después les dieron tiro de gracia a los sobrevivientes y los quemaron en una pira con neumáticos en el basurero municipal.

En diversos estados suelen aparecer cuerpos de personas asesinadas que antes de morir fueron mutiladas con un salvajismo inaudito.

En las redes sociales es posible ver videos con la decapitación y descuartizamiento de personas vivas.

La pregunta es por qué han surgido mexicanos capaces de cometer esas atrocidades.

En qué han fallado los lazos históricos y morales que unen a las personas y a las familias.

¿Cómo llegamos a la barbarie que vivimos?

Desde luego que es preciso replantear políticas públicas, pero ¿en qué hemos fallado para producir estos monstruos?

Porque hemos fallado todos. Los gobiernos, desde luego. Y también la sociedad civil.

La opinión de los que se presentan como voceros de la sociedad civil es respetable. Sin embargo, muchos de ellos no se han ganado la autoridad moral para erigirse como tales y viven del cuento o prestigios heredados.

Un México con personas capaces de mutilar seres humanos vivos o de emitir una sentencia absolutoria a un pederasta, es indicativo de que el país tocó fondo en aspectos ajenos (o tal vez no) al debate partidista.

El sistema educativo es en parte responsable del salvajismo imperante. Se perdieron los valores.

Y la política social también es culpable. Mejor dicho, no hay política social.

A millones de personas se les etiqueta como pobres y les mandan su cheque mensual. Ahí termina la responsabilidad del Estado.

Con el perdón de los modernos, pero si no hubieran frenado hace 20 años el Programa Nacional de Solidaridad, que incorporaba a la comunidad a decidir y a trabajar en conjunto, hoy Guerrero no estaría como está.

Los medios masivos de comunicación, analistas e intelectuales también han fallado. Se da publicidad en vivo y en directo a las peores barbaries o a las golpizas entre menores de edad.

Codearse con El Chapo es la puerta para volver al estrellato.

Estamos mal como sociedad y se requiere un cambio radical.

No necesitamos un mesías impostor y autoritario, pero el cambio radical es imprescindible.

Twitter: @PabloHiriart

También te puede interesar:
Retirar embajador en Venezuela, aunque se enoje AMLO
La PGR, un balazo en el pie
El asesor de López ensalza a Venezuela