Opinión

“Un cambio de fichas poca madre”

  
1
  

 

pablo

Uno de los capitanes en jefe de la artillería de López Obrador en medios y redes sociales, su vocero César Yáñez, está en problemas. Tráfico de influencias y extorsión, ni más ni menos.

Su novia Dulce María Silva Hernández cayó presa por aportar 30 millones de pesos de procedencia ilícita a una sociedad fraudulenta en Puebla, y Yáñez habló con altos funcionarios de la administración de Rafael Moreno Valle para liberarla.

Su primer movimiento es comprensible: reaccionó de manera natural para proteger a su novia.

Pero lo que siguió después es otra cosa. Y se llama chantaje.

Un abogado cercano al vocero de AMLO, Carlos Meza Viveros, habló con los equipos del secretario de Gobierno de Puebla, Diódoro Carrasco, y del fiscal del estado, Víctor Carrancá, para negociar la liberación de la dama a cambio de protección política para el gobernador Moreno Valle.

Luego le reportó a Yáñez y para su desgracia –y la de López Obrador–, la conversación entre el abogado Meza y el vocero Yáñez fue hecha pública –junto con otros audios comprometedores– por El Universal (https://goo.gl/6RZ4Hs) este martes.

El acuerdo propuesto por Morena al gobierno poblano era que liberaran a Dulce María Silva a cambio de que López Obrador “deje de estar puteando” al mandatario panista.

Se trata de “un cambio de fichas poca madre”, le dijo el abogado a Yáñez, quien asintió.

Soltar a la novia (una ficha), a cambio de (otra ficha) no atacar al gobernador.

Y le sugirió darle las gracias a AMLO, pues quien habló con la autoridades poblanas lo hizo con la venia de López Obrador.

Yáñez le informa que ya lo hizo: “Hasta me regañó (AMLO) porque no le había dicho yo antes”.

Liberación de la novia del vocero de AMLO, acusada de poner una millonada en operaciones fraudulentas, a cambio que éste ya no golpee al gobernador del estado, el panista Moreno Valle.

Cuando se dieron a conocer las grabaciones, Yáñez dijo que no había tráfico de influencias porque su novia no había sido liberada.

Falso. Sí hubo tráfico de influencias, aunque no le resultó.

Y hubo extorsión. Te dejo de golpear a cambio de que liberes a la mujer del vocero, es el mensaje que transmitieron los personeros de AMLO a los funcionarios poblanos.

Que no les hayan hecho caso es otra historia. Pero lo intentaron.

Ahí están, in fraganti, pillados en plena labor de chantaje e influyentismo. En arreglos con “los de arriba”.

¿No que ellos no? ¿No que son puros, diferentes y honestos?

Fariseos, se llamaban.

ARELY GÓMEZ A FUNCIÓN PÚBLICA
Pero aún hay mucha gente honesta en el país, y una de ellas es Arely Gómez, exprocuradora y ahora secretaria de la Función Pública. De la PGR le critico que no haya procesado a los que mandaron al matadero de Iguala a los normalistas de Ayotzinapa, pero es una persona de probada integridad. El nombramiento que recibió es buena señal y, sobre todo, un mensaje de que la gente limpia todavía tiene un lugar en la primera fila.

Twitter: @PabloHiriart

También te puede interesar:
Anaya maltrata a panistas de jerarquía
AMLO y Trump, el daño está hecho
A partir de Duarte