Opinión

Un buen candidato en un mal partido

 
1
 

 

Meade

José Antonio Meade, un buen candidato en un mal partido…pero en un partido ganador, como lo es, sin duda, el Partido Revolucionario Institucional, mejor conocido por sus siglas: PRI.

El PRI, un partido que, para sorpresa de muchos, perdió contra el PAN en dos procesos electorales, aquellos en los que gobernaron Vicente Fox y Felipe Calderón, pero que, finalmente, volvió a reconquistar el poder con Enrique Peña Nieto .

¿Qué posibilidad tendrá de continuar en la presidencia durante el próximo sexenio? A mediados del año entrante lo sabremos, pero su suerte, en gran parte, depende de su candidato y ese candidato, lo señalamos arriba, se llama José Antonio Meade.

La lucha electoral que se avecina será dura, muy dura. El eterno candidato de la izquierda, Andrés Manuel López Obrador, está decidido a todo para ganar la presidencia y las posibilidades de lograr su propósito no pueden menospreciarse. AMLO ha dicho que de perder en esta ocasión, terminará su carrera política y se refugiará en su rancho en Tabasco, rancho cuyo nombre lo dice todo: “la chingada”, sí, así se llama su rancho y ahí iría a para AMLO si, como muchos lo deseamos, pierde las elecciones.

AMLO, hombre de izquierda cuyo principal enemigo ha sido él mismo, pues su soberbia lo ha vencido. AMLO, que se enfrentó innecesariamente al sector empresarial y que ahora, aparentemente, ha rectificado este camino y tiene, como uno de sus principales asesores, a Alfonso Romo, un connotado empresario extraído de las filas de los “monterreyenos.”

Un debate entre AMLO y Meade, en su momento, será de gran interés ¿Cómo atiende el primero a la derecha mexicana incluyendo en ella a un poderosos sector empresarial? ¿Cómo atiende el segundo a la izquierda y al centro-izquierda, cuyas tesis son de gran atractivo para un amplio sector de nuestra población? Hacemos votos a favor de que los debates duros y en ellos la confrontación de ideas, sean la esencia del proceso electoral. Los ciudadanos queremos conocer a los candidatos a través de sus ideas y su capacidad de defenderlas. Estamos hartos de la publicidad ramplona que inunda en su momento la radio y la televisión.

¿Y el PAN que partido juega? ¿Y los independientes? El primero, por lo pronto, está haciendo el ridículo a través de su presidente, quien aparentemente quiere lanzarse como candidato. La escisión que ha causado con su confrontación con Margarita Zavala es de pronóstico reservado. Esta última tiene un difícil camino en su lucha por la presidencia. Le deseamos suerte, mucha suerte, se la merece.

Estamos apenas en el comienzo de la batalla electoral. Nos queda mucho camino por recorrer y batallas que contemplar. No podemos generalizar, pero sí creemos que somos muchos los que deseamos una lucha dura, muy dura, entre los candidatos, en cuyo centro estén las propuestas y no sólo las descalificaciones. Bienvenidos los debates por radio y televisión; pero esperamos que sean eso, debates, debates duros e inteligentes, y no sólo lo que hemos visto en años anteriores, que es la mera presentación ramplona de los programas que pretenden seguir.

Y hacemos una recomendación. Que el debate o debates finales sean sólo entre los dos o tres ganadores, excluyendo de ellos a la chiquillería que sólo estorba.

Mañana será otro día.

También te puede interesar:
Generación de empleos dignos, un gran reto para nuestro país
¿Confianza? en nuestras instituciones
El Proceso Electoral 2018 debe responder a las exigencias ciudadanas