Opinión

Un blindaje con ganas de no usarlo

 
1
 

 

ME. Un blindaje con ganas de no usarlo.

Hoy es el último día de un mes, mayo, que nos volvió a recordar que la volatilidad es el signo de los tiempos.

A reserva de lo que pase hoy, en el mes completo se encareció el precio del dólar en 7.0 por ciento y entre los mercados emergentes el peso fue la tercera divisa más golpeada, sólo detrás del rand de Sudáfrica que se depreció en casi 10 por ciento y del peso de Colombia que lo hizo en 7.13 por ciento.

Pero, lamentablemente viene lo peor.

Como cada principio de mes, hay muchos indicadores económicos que serán relevantes para marcar la tónica de los mercados financieros. Y si la suma de ellos va confirmando que el 15 de junio vendrá el alza de tasas de interés, creo que tendremos nuevamente días de volatilidad e incertidumbre y nada extraño sería que otra vez viéramos que el dólar se va a 19 pesos o más allá.

Sin embargo, en esta semana sin duda el día más crítico puede ser el 3 de junio.

Como cada primer viernes del mes, en esa fecha el Buró de Estadísticas Laborales de Estados Unidos dará a conocer el número de puestos de trabajo que se crearon en mayo. El estimado es de 160 mil nuevos empleos.

Si la cifra resultara más elevada, creo que habría que considerar casi un hecho que las tasas van a subir. Si estuviera por abajo, tal vez habría un alivio momentáneo.

Pero ya antes, el miércoles, habrá indicadores como el de Gerentes de Compras, que pueden incidir en el ambiente de los mercados.

El otro factor que va a crear nerviosismo creciente en las próximas semanas es el referéndum del Brexit.

En tres encuestas realizadas el 24 y 25 de mayo, se dividen opiniones.

Una de BMG Research da 45 por ciento por salir de la Unión Europea y 44 por mantenerse. Otra de Survation señala 44 por ciento por quedarse y 38 por ciento salir. Una más de YouGov declara un empate con 41 por ciento para cada intención.

Considerando un volumen más grande de estudios, algunos realizados hace algunas semanas, el Financial Times calcula un promedio de 46 por permanecer contra 41 por ciento por salir.

Cualquiera que sea la cifra, la realidad es que permanece la incertidumbre y hasta este momento todo puede ser posible.

La mera posibilidad del Brexit va a meter ruido adicional a los mercados financieros. Es en este contexto que se entiende la decisión del gobierno mexicano de solicitar y conseguir la ampliación de la línea de crédito del FMI, para llevarla a 88 mil millones de dólares.

¿Recuerda usted los desfiles militares que se hacían en la época de la Guerra Fría, en los que se dejaba ver la potencia militar de quienes los realizaban?

Bueno, pues imagine algo parecido con el tema del 'blindaje financiero' que reforzó México la semana pasada.

Fue una demostración del ‘poder’ que tiene la autoridad mexicana para echar mano de divisas en caso de requerirlas para hacer frente a la inestabilidad… con la apuesta de que la demostración de poder sea suficiente para inhibir ataques al peso.

Como aquí le he comentado diversas ocasiones, no se trata de evitar que se deprecie la moneda, sino de que lo haga por arriba del promedio de los mercados emergentes, en lo que se ha tenido éxito durante las últimas tres semanas.

Twitter: @E_Q_

También te puede interesar:
El salario mínimo y el relanzamiento del gobierno
Indicadores para no suicidarse
Tranquiliza Carstens… y preocupa corrupción