Opinión

Trump, no caer en el pánico

 
1
 

 

Trump: no caer en el pánico.

Ayer, en el marco de la comida de Los 300 que organiza la revista Líderes, escuché diversas voces de empresarios y políticos que señalaban alarmados ‘el riesgo de Trump’, expresado en la encuesta publicada ayer por CNN en la que daba dos puntos de ventaja al candidato republicano sobre Clinton.

Algunos piensan que este hecho está vinculado esencialmente a la visita del candidato republicano a Los Pinos. No lo sé, pero sobre la base de la experiencia, la verdad es que aunque lo quisiéramos, creo que México no es tan importante en la visión de los votantes norteamericanos.

La revelación del interrogatorio de Hillary con el FBI fue mucho más impactante en Estados Unidos (EU). Pero, sea la razón que sea, Trump está en la batalla.

Aunque viendo con lupa, la realidad es que nunca ha estado fuera de ella. El promedio de las encuestas hoy, según RealClearPolitics, marca una diferencia a favor de Hillary de 3.3 puntos. Hace un mes era de 6.6 puntos. Nada que sea irremontable.

El hecho hoy, como aún lo era hace un mes, es que Trump es un candidato competitivo, con posibilidades de ganar.

Respecto a ese hecho hay dos visiones posibles.

Una de ellas prácticamente supone que si gana la elección del 8 de noviembre sería casi como el 'incendio del Reichstag', que llevó a Hitler al poder.

Creo que hay una diferencia mayúscula.

La democracia de Estados Unidos nada tiene que ver con la Alemania de 1933. Quien piense que Trump en la Casa Blanca va a convertirse en un dictador sin límites, no conoce la historia.

El cuerpo legislativo y el Poder Judicial, así como los gobiernos estatales, generan en EU un balance de poder para quien quiera que llegue al Ejecutivo.

Esto no quiere decir que el personaje no fuera a dar dolores de cabeza, sobre todo a México. Seguramente lo haría desde antes de ganar.

Aun en el indeseable extremo de que Trump decidiera salirse del TLCAN, México podría tener el esquema arancelario de 'nación más favorecida', definido en la OMC.

Esto implica un incremento de aranceles para las exportaciones mexicanas a EU, pero en el promedio, algunos han estimado algo así como un 7.0 por ciento, aunque para algunos sectores y productos específicos pueda ser más alto.

Esa diferencia arancelaria sería perfectamente asimilable para los exportadores.

Claro que si Trump decide que Estados Unidos se salga también de la OMC y destruye el esquema del comercio mundial, otra historia sería.

Pero, en ese caso, el tema del TLCAN sería el menor de los problemas.

Hay que tener cuidado de no generar pánico gratuito.

Si se empieza a arraigar la idea de que si gana Trump estaremos en el apocalipsis, estaremos en riesgo de generar un desastre autorrealizable por las decisiones que se tomarían con base en esa expectativa.

No. Por más indeseable que sea el candidato, si gana Trump no será el fin del mundo.

Hay acciones defensivas que podrían emprenderse desde ahora y que son mucho más eficaces que una invitación a Los Pinos. Hay que analizarlas, prepararlas y en su caso emprenderlas.

Lo peor hoy sería caer en el pánico. Y mejor que preocuparse, hay que ocuparse.

Twitter: @E_Q_

También te puede interesar:
Ni de fiesta, ni al borde del colapso
¿A dónde se fueron los impuestos?
Hay que serenarse y trazar estrategias

:
>