Opinión

Trump, más allá del muro

       
1
    

    

Muro

Uno de los fracasos más grandes de la época reciente en México es la creación de un discurso contra el muro.

El muro es una construcción, más que física, simbólica.

Hace más de un siglo que México no enfrentaba una amenaza de esta magnitud.

Si un país dice que nos quiere imponer una medida unilateral, lo que queda es la resistencia frontal. Y al menos al nivel discursivo reprobamos la prueba.

Ayer se habló de un nuevo presupuesto para el muro, nada pasó cuando se supo eso, porque desde noviembre pasado, fecha de la elección de Trump, cuando México entró en el más claro enfrentamiento con Estados Unidos, no supimos cómo responder.

Hoy, varios meses después, aún no estamos listos para negociar con la nueva presidencia de la Unión Americana.

Una de esas realidades, más allá del muro, es sentarnos en la mesa con el problema de los abusos de los agentes del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) y de la Patrulla Fronteriza contra los migrantes mexicanos, donde existen denuncias no sólo crecientes con la llegada de Donald Trump a la presidencia, sino que desde el año 2010 se vienen agravando.

De acuerdo con un recuento de la Coalición de Comunidades de la Frontera Sur (Southern Border Communities Coalition, en inglés), una agrupación de 60 organizaciones establecidas a lo largo de los estados de California, Arizona, Nuevo México y Texas, desde ese año hasta diciembre de 2016 se contabilizan señalamientos sobre 46 personas asesinadas en ese periodo y se tienen al menos 20 casos de lesiones graves cometidas. (http://bit.ly/2mb00A8). El año 2014 fue el más violento cuando se contabilizaron 11 muertos y nueve heridos a manos de estos encargados de vigilar la migración hacia Estados Unidos (EU).

Datos de la American Civil Liberties Union (ACLU, en inglés) señalan que de 90 por ciento de los abusos cometidos por el Sector El Paso de la Patrulla Fronteriza, más de la mitad para ese periodo, fueron reportados por los propios ciudadanos de EU.

Las cifras tienen cada una de ellas sus historias, y la ACLU las pone en su blog. Ahí se comentan las situaciones, donde destacan que los policías montan retenes, retienen a los sospechosos y los dejan esperando hasta que llegue la Patrulla Fronteriza para verificar el estatus. (http://bit.ly/2leBO0o).

También hay testimonios de estadounidenses que relatan los abusos de los agentes del ICE y la Patrulla Fronteriza, acompañados de videos. (http://bit.ly/2lYsg6W).

Hoy, bajo Trump, eso podría ser peor. Apenas el 25 de febrero, The New York Times entrevistó a 17 agentes y oficiales del ICE para mostrar cómo ha cambiado el ambiente y las órdenes ejecutivas de Trump, que les habría “levantado la moral” (http://nyti.ms/2mie63i); es decir, que esa moral es contra los mexicanos. Y hoy el ICE, la agencia migratoria estadounidense, tiene más de 20 mil empleados en todo el país.

Esta 'nueva moral' ha significado que una mujer que buscaba protección de abuso doméstico quedó detenida por el ICE en El Paso, Texas. (http://wapo.st/2mHjjyE).

Y frente a eso no hay ni defensa jurídica, ni discurso. Todo mal.

Twitter: @SalCamarena

También te puede interesar:
Hablemos de los 'provocadores'
Milpas en la tercera de Chapultepec
Chapultepec, ¿los bueyes delante de la carreta?