Opinión

Trump encabeza ya una oligarquía sin freno

 
1
 

 

Donald Trump

No hay duda, las amenazas se convertirán en realidad. El regreso de Estados Unidos a una grandeza perdida supera de un manotazo todo el debate sobre el orden internacional ya que, en la competencia se impondrá la ley del más fuerte.

No importa a qué nación se perjudique. Esa es la consigna que el presidente electo de Estados Unidos pregona donde quiera que hable. Y las pruebas inmediatas son los nombramientos de quienes lo rodearán en su gabinete. Ya sabemos, el secretario de Estado que ejecuta con relativa autonomía las relaciones exteriores estará en manos de un comerciante, Rex Tillerson, de Exxon Mobil, quien ha sido condecorado por el Kremlin debido a las facilidades que ha dado a los rusos para que pudieran acceder a las reservas petroleras en el Ártico.

De modo claro representa una carta de acercamiento a Putin quien es abiertamente admirado por Trump. No solamente eso, indujo la acción de apoyar a Taiwán a pesar del descontento que esto produce a China que después de 40 años sigue considerando suyo ese territorio. ¿Quién para la Agencia de Protección Mediática (EPA)? Por supuesto, alguien que como Trump consideran que el cambio climático es 'un cuento chino'. Este es Scott Pruitt, quien es un férreo defensor del petróleo y [está] en desacuerdo total con los acuerdos de París que buscan la reducción de gases contaminantes. El fiscal general Jeff Sessions siembra el terror entre los migrantes; su posición al respecto es extremadamente dura, ya que se opone frontalmente a cualquier tipo de negociación para legalizar a los indocumentados. En frecuentes participaciones, el escándalo racista que provoca es su tarjeta de presentación. La designación de Steve Bannon como jefe de estrategia es la más polémica, incluso en el círculo de conservadores ya que representa a la derecha más extrema coronada por el Ku Klux Klan.

Y siguen los nombres de quienes representan a las empresas de mayor peso que auxiliarán al próximo gobierno norteamericano. En breve recorrido vemos a la Consultoría Financiera Patomak Global Patners, General Motors, JPMorgan Chase, Boston Consulting Group, Wal-Mart Stores, Boeing, Fondo de Inversión BlackRock y, por si fuera poco, está en tratos con los miembros más prominentes de Silicon Valley quienes representan el principal nudo de convergencia de la innovación tecnológica. Durante su campaña se lanzó fuerte contra ellos ya que hicieron notar cómo desde Rusia se instrumentaba una red de espionaje contra Hillary Clinton. Ahora les exige que lo apoyen. Agreguemos que el gobernador de Texas, Rick Perry, quien estaba en contra del Departamento (secretaría) de Energía, es nombrado curiosamente como titular del mismo. Muy probablemente estará encargado de anular las tareas que se llevaban a cabo en la orientación de energías alternativas como la solar, la mareomotriz o la eólica para sustituir las energías fósiles contaminantes. Este individuo tiene abierto un proceso jurídico por coacciones y abuso de poder por haber amenazado a una fiscal demócrata.

Oligarquía es para las ciencias políticas una forma de gobierno en la cual el poder es ejercido por un reducido grupo de personas que pertenecen a la misma clase social. En este caso, el conjunto de empresarios, latifundistas, negociantes y sujetos acaudalados tienen como punto de convergencia la defensa e incremento de sus particulares intereses; esta es la forma en que Donald Trump piensa gobernar.

Como lo han asentado en Europa, para la diplomacia y la comunidad, esta regresión es el equivalente a una futura catástrofe ya que anula el concepto de obligaciones soberanas que son las que tiene todo Estado respecto a las otras naciones.

Y mientras el escenario que se prepara en Estados Unidos con un gobierno cerrado, autártico y sin la sensibilidad necesaria para entender la mutación que se da en todo el orbe, los legisladores perredistas se divierten con una piñata de Donald Trump llenándolo de insultos baratos.

Allende la frontera se prepara un vendaval en contra nuestra, un auténtico tsunami económico, social y cultural; ¿No hay manera de entender que necesitamos planear y organizar una sociedad con diferentes fuerzas y con salidas inteligentes, claras y determinadas a defendernos? ¿Qué esperamos?

Twitter: @RaulCremoux

También te puede interesar:
Pésimos alumnos; renacen los censores
A propósito de tiranos y dictadores
Lo saben todo pero no actúan