Opinión

Tres preguntas que
tienes que hacerte antes de lanzar una empresa

Envíale tu pregunta a Richard Branson

Los emprendedores somos solucionadores naturales de problemas, lo cual significa que siempre se nos están viniendo a la cabeza ideas para nuevas empresas. Tener muchas opciones es grandioso, pero en ocasiones puede ser difícil que te enfoques en una cuando estás ansioso por pasar a la siguiente.

En Virgin, cuando estamos pensando en empezar un nuevo negocio, analizamos si el nuevo proyecto cumple con una serie de criterios antes de que invirtamos tiempo y dinero en él. He aquí tres preguntas que te ayudarán a decidir cuál idea seguir.

1.- ¿Lo harías por diversión?
Empezar tu propia empresa no sólo es un empleo, es una forma de vida. Probablemente tendrás que hacer sacrificios personales para asegurar el éxito. Esto pudiera significar que tu salario se reduzca, ya que cualquier dinero ganado tendría que ser reinvertido de inmediato, o podrías encontrarte atascado respondiendo correos electrónicos y abordando problemas de los clientes a altas horas de la noche. Con eso en mente, es esencial que lances una empresa incipiente en una industria o sector que te encante; esa es nuestra filosofía en Virgin.

Así que no es una sorpresa que nuestra primera empresa fuera Virgin Records. En nuestro equipo teníamos poco más de 20 años y realmente nos gustaba la música, lo cual significó que no nos importó trabajar hasta tarde en las noches o charlar con clientes sobre nuevas bandas o trabajar duro para firmar contratos con artistas prometedores para nuestro sello discográfico; habríamos estado charlando sobre música y escuchando nuevas bandas aun cuando no lo estuviéramos haciendo para ganarnos la vida.

Se me ocurrió una analogía después de que celebramos nuestro torneo de tenis Copa Necker recientemente: Determinar cuál idea deberías desarrollar es como hacer malabares con diferentes tipos de pelotas en el aire, porque necesitas decidir muy rápidamente cuál pelota es más importante.

O consideremos a un perro al que le encanta perseguir pelotas de tenis. No importa qué esté ocurriendo o qué esté haciendo, si tú le arrojas una pelota de tenis, el perro la perseguirá. ¿Cuál es tu pelota de tenis? ¿Cuál capta de inmediato tu atención sin importar lo que estés haciendo?

2.- ¿Marca una diferencia positiva en la vida de las personas?
Un enfoque en la gente y el planeta, así como las utilidades, también ayuda a nuestro personal a sentirse con energía. Esto significa que nuestros clientes no acuden a nosotros sólo a comprar un producto o servicio; creen en nuestras ideas. Crea una comunidad de mentalidad similar en torno a un negocio, y los clientes regresarán, te promoverán y te apoyarán en los tiempos difíciles.

Esta estrategia ha ayudado a muchas empresas incipientes a perturbar a las industrias establecidas en los últimos años. Un ejemplo es Gandy’s, que dona un porcentaje de sus utilidades por las ventas de sandalias a proyectos para huérfanos en todo el mundo, otro es Toms, que dona un par de zapatos para un niño necesitado por cada par que vende.

Y ésta es la razón de que nuestras compañías más recientes sean Virgin StartUp, que ofrece financiamiento a emprendedores, y el Formula E Team de Virgin Racing, que está elevando el perfil del transporte amigable con el ambiente enfocándose en las tecnologías de autos eléctricos.

3.- ¿Será lo suficientemente rentable para sostenerse?
También necesitarás considerar tus finanzas cuando analices tus opciones. La investigación demuestra que ocho de cada diez nuevas empresas fracasan en Estados Unidos en los primeros 18 meses, y el asesino número uno de las nuevas firmas es la falta de flujo de efectivo.

Si tu negocio no produce una utilidad, serás incapaz de producir el impacto positivo por el que luchas. Es raro que una empresa incipiente produzca dinero de inmediato, así que necesitas asegurarte de que tienes ahorrado lo suficiente o que tienes otra fuente de ingresos que pueda sostenerte.

Si tu idea favorita requerirá más tiempo para producir una utilidad, quizá sea mejor que te enfoques en una de tus ideas más pequeñas primero. Después puedes usar el éxito y utilidades de la empresa más pequeña como un trampolín para lanzar un proyecto más grande. Pero recuerda, empezar un negocio con el único propósito de producir dinero regularmente termina en fracaso.

Así que decide cuál es tu pelota de tenis y resuelve cómo puedes conectar esa pasión con ayudar a tu comunidad. Ofrece a los clientes una razón para apoyar tu causa, luego asegúrate de que los márgenes permitan ciertas utilidades para mantener a flote el negocio. Buena suerte y recuerda divertirte de paso.

Empezar un negocio con el único propósito de producir dinero regularmente termina en fracaso