Opinión

Transición energética

 
1
 

 

Bosque de agua

El calentamiento del planeta Tierra no parece angustiar a las autoridades del país cuando observamos con impotencia la irreflexiva tala de árboles en la Ciudad de México y en los bosques en el resto del país, sin restituirlos por tres o cinco arbolitos. La construcción de enormes edificios, la ampliación de avenidas, la construcción de pasos a desnivel, agrandar la pista del autódromo, construir un campo de beisbol en la Magdalena Mixhuca, etc., son atentados ecológicos.

Un calentamiento es la trasmisión de calor. Es la sensación que se experimenta ante la elevación de la temperatura en un área geográfica.

Para calentar algo, tuvo que haber en otro sitio una reducción de la temperatura. Es el caso de la reducción de los glaciares que he observado en Noruega y en el extremo sur de La Patagonia.

El Acuerdo para reducir el calentamiento de la tierra establecido en París en 2015, es más ambicioso: “se debe detener el incremento de la temperatura global promedio debajo de 2° Celcius, arriba de los niveles de temperatura de la era preindustrial, creando los esfuerzos para limitar el incremento de la temperatura a solo 1.5° Celcius”.

Menos calentamiento de la tierra significa un riesgo menor de un catastrófico aumento del nivel del mar, deshielo de los glaciares y el incremento de la acidificación de los océanos.

Un estudio reciente sugiere que para limitar como medida precautoria el crecimiento de la temperatura de la tierra a 2°Celcius, el 80% de las reservas de carbón, la mitad del gas natural y la tercera parte de las reservas conocidas de petróleo deberán permanecer abajo de la superficie terrestre sin quemarse, para así reducir las emisiones de gas de invernadero.

Lo preocupante es que en México se muestran pocos signos de preocupación para reducir el consumo de combustibles fósiles.

En lugar de reforestar El Ajusco, al sur de la Ciudad de México, se llenaron de casas sus laderas sin servicios de agua y drenaje.

Twitter:@Salvador G. Lignan

También te puede interesar:

Ingenieros para mejorar el clima

Planear la resiliencia al clima en las ciudades

El cambio climático no es una moda pasajera