Opinión

¿Tiene fundamentos el pesimismo reciente de los mercados globales?

 
1
 

 

Wal-Mart

¿Qué nos están diciendo los indicadores más oportunos de la economía en México y el mundo? ¿Tienen razón los mercados internacionales en donde se percibe una nueva ola de pesimismo? ¿Sigue siendo China el detonador de este pesimismo? ¿Cómo se ve México?

Los indicadores de gerentes de compra o PMI globales reportaron un comportamiento mixto; el manufacturero disminuyó en medio punto ubicándose en 50.0 unidades, el piso entre crecimiento y contracción. El otro componente, el PMI global de servicios aumentó en 50 puntos base, a 51.4 unidades.

En la economía de Estados Unidos, el principal motor de la economía mundial, tenemos buenas noticias: el empleo sigue creciendo a un muy buen ritmo, con 215 mil nuevas plazas creadas en marzo, sin presiones salariales, y con un incremento en la tasa de participación, que hizo aumentar la tasa de desempleo. Las solicitudes de seguro de desempleo siguen mostrando además una tendencia a la baja.

Los indicadores ISM (equivalentes a los PMI) de Estados Unidos tuvieron un buen incremento en marzo, tanto en el sector manufacturero que aumentó en un solo mes de 49.5 a 51.8 unidades, cruzando con fuerza el umbral de contracción al área de expansión, como en el sector no manufacturero, o de servicios, que alcanzó un nivel de 54.5 puntos, lo que refleja un mercado interno fuerte.

En la Zona Euro los indicadores PMI se comportaron al revés. El PMI manufacturero aumentó cuatro décimas a 51.6 puntos, mientras que el de los servicios descendió marginalmente a 53.1 puntos. La deflación en marzo resultó menor al ubicarse en menos 0.1 por ciento anual, todavía muy lejos de la meta del Banco Central del Euro de 2.0 por ciento anual.

En la economía de China ambos indicadores mejoraron, aunque el de manufactura continúa en zona de contracción (49.7 puntos), y el del sector servicios subió 100 puntos base a 52.2 puntos.

La economía japonesa reportó una contracción de 6.0 por ciento en la producción industrial de febrero. Sus indicadores PMI bajaron en ambos sectores.

El de manufactura cayó a zona de contracción en 49.1 puntos, y el del mercado interno bajó a 50.0 puntos. En la raya entre crecer o decrecer.

La economía de Brasil presenta los números más recesivos, aunque sus indicadores mejoraron ligeramente. El indicador PMI manufacturero de febrero bajó hasta 44.5 unidades, y mejoró a 46 puntos en marzo. El PMI de servicios subió de 36.9 a 38.6 en marzo, lo que implica un mercado interno sumamente contraído. La economía brasileña podría volver a presentar una contracción superior a 3.0 por ciento este año.

En México conocimos un crecimiento del IGAE de febrero de 2.3 por ciento anual, bajo cifras originales, y de 2.9 por ciento con cifras desestacionalizadas.

Con nuestro indicador IBEM estamos estimando preliminarmente un crecimiento del IGAE de marzo inferior a 0.5 por ciento anual, afectado por la Semana Santa, con lo que las cifras desestacionalizadas podrían dar un crecimiento de alrededor de 1.8 por ciento anual. Las ventas de Walmart de México a tiendas comparables aumentó en 6.7 por ciento nominal y 4.0 por ciento real anual, una desaceleración importante respecto al crecimiento de 11.6 por ciento nominal reportado en febrero. La producción automotriz cayó en 11 por ciento anual mientras que en febrero había descendido en 4.0 por ciento anual.

El Indicador Mexicano de Confianza Económica (IMCE) del IMCP y Bursamétrica subió en marzo a 71.3 unidades en el Índice total. El componente de la percepción de la situación actual aumentó en 2.8 por ciento mensual, mientras que el correspondiente a la percepción sobre la situación a futura apenas y creció en 0.9 por ciento mensual.

Los indicadores IMEF, equivalentes a los PMI, se movieron marginalmente. El manufacturero bajó en 0.2 unidades y el de servicios creció en 0.1 puntos. La lectura de los indicadores IMEF y del el IMCE nos podrían anticipar una desaceleración en los siguientes meses.

Por último el dato de la inflación de marzo volvió a resultar inferior al estimado por los analistas, al ubicarse en 0.15 por ciento mensual, lo que nos lleva a una inflación anual de 2.60 por ciento. La subyacente que excluye los precios de los perecederos y de las tarifas del gobierno se encuentra en 2.76 por ciento anual, 16 puntos base por arriba de la general.

El pesimismo de los mercados globales parece no estar basado en estos indicadores. Estados Unidos sigue mejorando. China no es ahora el detonador del ajuste de los mercados. De hecho el Índice de la Bolsa de Shanghái ha mantenido su tendencia alcista, recuperándose en más de 20 or ciento en relación a los mínimos registrado a mediados de febrero.

La debilidad de la economía en la Zona Euro y en Japón está despertando nuevos temores de que los bancos centrales del Europa y de Japón decidan mayor inyección de liquidez en los próximos meses.

La fortaleza reciente que han mostrado el euro y el yen es contraria a lo que debería estar pasando con estas divisas ante la exagerada creación de dinero que están realizando sus bancos centrales. El patrón vigente de los mercados globales es el de apreciación de las monedas más importantes, contra una devaluación de las monedas emergentes y una reducción en los precios de las materias primas, descontando desaceleración de la demanda mundial y una mayor divergencia monetaria.

Twitter: @EOFarrillS59

También te puede interesar:
La capitalización de Pemex: El impago a proveedores
Sorpresas agradables de inicio de año
Revisión de escenarios