Opinión

Tiempo de ver el bosque

 
1
 

 

peso dolar (Bloomberg)

Hay etapas en las que el pesimismo domina. Todo lo malo se destaca. Los problemas aparecen gigantescos y el ánimo se va hasta los suelos.

Hoy el mundo parece estar en uno de esos momentos y México en otro todavía peor.

Pero las percepciones y el ánimo no tienen que ver con las cifras cuando se mira el largo plazo. Es decir, cuando se hace el ejercicio de ver el bosque y dejar de ver por un momento los árboles.

Veamos un poco de lo que pasa a nivel mundial.

El PIB global creció en 240 por ciento en términos reales entre 1980 y el estimado de cierre de este año.

En ese mismo lapso, la población del mundo creció 62.6 por ciento.

Es decir, el PIB per cápita a escala global creció en 109 por ciento en un lapso de 35 años.

Esto quiere decir que la tasa de crecimiento promedio de la economía mundial fue de 3.5 por ciento anual para todo el periodo. La de la población del mundo, de 1.4 por ciento anual media.

El PIB per cápita tuvo un incremento promedio anual de 2.1 por ciento.

Es una de las cifras más altas de toda la historia.

En medio de las crisis, las grandes recesiones y demás, nos ha tocado vivir –a quienes nacimos antes de esas fechas- en una etapa en la que el crecimiento de la economía alcanzó las cifras más elevadas en centurias.

Pero regresemos ahora a México.

El PIB per cápita a precios constantes en nuestro país es hoy superior en 35.6 por ciento al que existía en 1980.

Crecimos menos que el mundo, pero no dejamos de hacerlo y hoy existe en México el ingreso por persona más elevado de toda la historia.

La disponibilidad de satisfactores también es la más elevada.

El salario medio de la economía formal es hoy superior en 124 por ciento al que existía al comenzar este siglo. Y en ese mismo lapso la inflación fue de 88 por ciento.

Esto quiere decir que el poder adquisitivo de los salarios hoy es superior en 19.4 por ciento respecto al que había al comenzar este siglo.

Es más, con todo y la depreciación del peso que hemos padecido en las últimas semanas, en el año 2000 el salario medio de la economía formal medido en dólares era de 387.3 por mes. Al final de julio, con todo y un tipo de cambio superior a 16, era de 547.80, es decir, 41.4 por ciento arriba.

Nadie duda de las terribles insuficiencias que tiene nuestro modelo económico y de lo mal que nos vemos cuando nos comparamos con países que están mucho mejor que nosotros. Es útil vernos con ese tamiz para generar insatisfacción y tratar de hacer las cosas mejor.

Pero de vez en vez, también conviene compararnos con nosotros mismos en nuestro pasado, para darnos cuenta que en muchas cosas estamos mejor que antes.

Aquel adagio que dice: “todo tiempo pasado fue mejor”, es una gran mentira. Al ver la historia podemos constatar que el nivel de vida que hoy tiene un clasemediero de una ciudad mexicana, pese a crisis, devaluaciones y malos gobiernos, es muy superior al que tenían hace medio siglo los estratos más altos de la población mexicana.

Twitter: @E_Q_

También te puede interesar:
Signos de cambio
La devaluación real del peso
Grandes ganadores, los receptores de remesas