Opinión

‘Terremoto’ en las participaciones de enero

 
1
 

 

Barclays señala que las expectativas apuntan a que los precios de la gasolina caerán.

En enero las participaciones de los estados fueron 16.2 por ciento menores a las recibidas en 2015 y de menos 11.4 por ciento respecto a las programadas. La recaudación federal participable (RFP) usada para calcularlas fue la del mes de diciembre, con un precio del petróleo mayor y un tipo de cambio mejor.

Lo anterior se debe principalmente a cambios en el mecanismo de cálculo del componente petrolero, ya que desde 2015 se modificó el sistema basado en la participación en los derechos de hidrocarburos (DOH), a la de los recursos transferidos desde el Fondo Mexicano del Petróleo (FMP), lo que significó una caída en enero, respecto a enero de 2015, de 88 por ciento, no digamos respecto a otros años como de 2012 a 2014.

En 2012 el componente petrolero derivado del DOH fue de 72 mil millones, en 2013 de 63 mil, y de 35 mil en 2015, todavía con el esquema anterior, sin embargo en enero de 2016, el FMP sólo aportó 4 mil 223 millones a la RFP.

El año pasado lo que salvó los ingresos estatales y federales fue la recaudación del impuesto generado como mecanismo de estabilización, cuando el precio del petróleo es bajo, se trata del IEPS de gasolinas.

Éste pasó de negativo a positivo: todavía en 2013 significó un subsidio de 12 mil millones de pesos en el mes de enero, pero en 2014 recaudó 15 mil y en 2015, 32 mil, lo cual compensó la reducción derivada del FMP, esto significa que sin este impuesto la caída de las participaciones sería mucho más profunda.

En enero respecto al mismo mes del año anterior, todos los estados pierden en términos reales, más los ganadores de siempre, menos 18 por ciento real y en cuanto a las participaciones estimadas para enero, estas también son menores para todos.

De seguir así, se activará el Fondo de Estabilización, que compensaría, pero no salvaría, las finanzas estatales. Si se agota el FEIEF este año, y no cambian las tendencias, 2017 será terrible.

Por ello les debe quedar claro a los gobernadores que llegarán, los que se van deben saberlo, que las coberturas no son ingresos participables, ya que son un aprovechamiento. Además la estimación del precio en el presupuesto es del doble de su nivel actual y la estimación inicial del IEPS de gasolina es de tres quintas partes menor a lo recaudado en 2015. A pesar del impuesto fijo.

Por ello deben ser cuidadosos en lo que propondrán. Sí deben establecer compromisos con el Estado de derecho, la transparencia, la participación ciudadana para evitar la morosidad en el pago a proveedores y tener colaboradores eficientes.

Por otra parte, se empezaron a definir los candidatos a gobernador para las elecciones de julio próximo, en las 12 entidades federativas que les toca este año. Por cierto, una grata sorpresa fue la postulación por el PRI en Sinaloa de Quirino Ordaz, quien fuera secretario de Finanzas, después de Óscar Lara Aréchiga, quien no se vería mal para Culiacán y en los próximos días se resolverá Oaxaca, que se merece una oportunidad.

Los gobernadores de 2009 a 2015, llegaron y se fueron en medio de dos crisis económicas, resintieron el cambio de fórmula de distribución de las participaciones, que en resumen se distribuyen de acuerdo a la población domiciliada; les tocó el uso del Fondo de Estabilización en 2009, 2011 y 2012. Los que se van este año, llegaron en 2010, el año del “efecto rebote”, esto es que si el PIB cayó más de 6 por ciento en 2009, en 2010 creció más de 4 por ciento, insuficiente para retomar el nivel anterior. Se van el año en que el tipo de cambio se ha depreciado fuertemente y el precio del petróleo ya rebasó el umbral tolerable, menos de la mitad del precio estimado en el PEF, por ello deberán ser prudentes al terminar; su futuro depende en gran parte de ello, considerando que los recursos al cierre serán limitados.

También te puede interesar:

Expediente Coahuila 2011

El factor petrolero en las participaciones

De la Agenda por México a la Agenda por Oaxaca