Opinión

Termina un año complicado

 
1
 

 

ME. El reto de proyectar confianza en Banxico.

Al inicio del actual gobierno se esperaba que las reformas estructurales aprobadas en aquel entonces estarían dando resultados positivos en estos momentos, lo que se reflejaría en un mayor crecimiento económico cercano al 5%, lo que propiciaría en mayor confianza en la actual administración pública.

Sin embargo, los resultados no han sido los esperados, siendo el dinamismo menor a la mitad de lo previsto (aunque es superior a lo que predomina en la mayoría de las demás naciones latinoamericanos). Hay que recordar que tanto Brasil, como Venezuela y Argentina muestran tasas negativas de crecimiento, lo que contrasta con lo que sucede con otras áreas del planeta, como son el Lejano Oriente e incluso África.

Latinoamérica ha registrado un menor crecimiento en las últimas décadas porque predomina un criterio político de poco interés en incrementar la productividad de su clase política y una mayor preocupación por mejorar la distribución del ingreso.

Las encuestas de expectativas indican que el crecimiento habrá sido cercano al 2% en el año que termina, porcentaje inferior al 2.5% del año anterior, pero se espera que sea superior al que se tendrá en 2017. Esto se debe a la importante reducción en los ingresos petroleros y a la menor inversión total de los pasados años; además de la caída en la producción manufacturera norteamericana, la cual es un demandante de productos nacionales.

Relacionado con lo anterior está la creación de nuevos empleos y el deterioro en los ingresos promedio de los trabajadores nacionales.

Aunque se menciona de manera insistente que sigue incrementándose la creación de nuevos empleos en el país, se utiliza como indicador el número de afiliados al IMSS. Sin embargo existe el consenso de que una parte importante de este número se refiere a la formalización de trabajadores, más que a nuevos puestos de trabajos.

Por su parte las finanzas públicas siguen mostrando síntomas preocupantes, como son el monto de su déficit total y primario, lo que obliga al gobierno a continuar incrementando su endeudamiento. Se calcula que el saldo del mismo es cercano al 50% del PIB.

Especialmente relevante en este año que termina fue el inicio del ciclo alcista en las tasas internacionales de interés, liderado por la Fed de Estados Unidos. Esto provocó que la entrada de capitales hacia México se redujera e incluso se revirtiera en varios meses, lo que se ha reflejado en un debilitamiento en la cotización del peso mexicano y, consiguientemente, mayores presiones inflacionarias. Como respuesta el Banco de México decidió elevar la tasa de interés de referencia, de manera relevante, la cual pasó de 3.25% a 5.75% en la actualidad, esto es, casi se ha duplicado.

Por su parte, el valor de peso frente al dólar ha tenido un deterioro importante al ser una de las monedas que más se ajustaron en el año. Al inicio de este año estaba en 16.51 pesos y en la actualidad se cotiza en 20.43 en el mercado interbancario, esto es una devaluación de 23%.

Aunque la inflación se ha mantenido dentro del rango previsto por el banco central, su tendencia es claramente de alza y se espera que se sitúe cercano al 4%, medido por medio del Índice de Precios al Consumidor. Sin embargo, los precios al productor están incrementándose a tasas cercanas al 8% anual.

Preocupante es el deterioro del sector externo, reflejado en el déficit en la balanza de cuenta corriente, que sigue elevado a pesar del importante debilitamiento en la cotización cambiaria. Se calcula que este déficit será cercano al tres por ciento en el año que termina. Parte de esto es explicado por la caída en las exportaciones petroleras, pero es conveniente enfatizar que la balanza no petrolera también es deficitaria.

En conclusión, la economía mexicana ha mantenido un dinamismo positivo, pero menor a la expectativa inicial de este gobierno, al mismo tiempo que se muestran síntomas de una creciente inflación debido al debilitamiento del peso.

Estos temas se tratarán de una manera amplia en el tradicional evento de Perspectivas Económicas que organiza la Asociación de Exalumnos del ITAM el próximo jueves 12 de enero en las instalaciones de la universidad.

Correo:benito.solis@solidea.com.mx

También te puede interesar:

La economía nacional se está debilitando

Importancia del Banco Central y la renuncia de Carstens

Sigue el deterioro del entorno externo para México