Opinión

Tasas: ¿sólo el ‘petate del muerto’?

 
1
 

 

ME. Tasas: ¿sólo el ‘petate del muerto’?

Asustar con ‘el petate del muerto’ es un adagio mexicano que refiere cuando alguien pretende causar miedo sin que haya causa justificada para ello.

Dicen que la frase proviene de una cofradía de Guadalajara denominada “Los caballeros de la Santa Cruz”, que asistían espiritual y materialmente a los condenados a muerte y se hacían cargo de su sepelio.

Los piadosos caballeros hacían una procesión cuando acudían a asistir a algún reo condenado a la pena capital, y exhibían el petate que iba a ser el ataúd del desgraciado. Tal ceremonia hizo que en el habla popular los llamaran los “caballeros del petate”.

Las malas lenguas luego empezaron a usar la expresión de “asustar con el petate del muerto”, aludiendo a un intento de causar miedo sin fundamento.

Valga la digresión para referir que ya tuvimos el alza de las tasas en Estados Unidos y el alza de las tasas en México, y ni la primera causó una corrida de los capitales para irse al mercado norteamericano ni la segunda condujo a un abaratamiento significativo del dólar.

Hasta ahora, todo quedó más o menos como ya estaba. Pereciera que nos asustamos con el ‘petate del muerto’.

Ojalá hubiera sido así.

En los mercados financieros, cuando las decisiones se encuentran muy telegrafiadas y hay un consenso respecto a lo que va a ocurrir, al producirse los hechos ya no hay impacto alguno. Se dice que los efectos ya se han descontado.

Lo relevante es lo que viene adelante.

La señora Yellen, en su conferencia de prensa del miércoles, fue muy precisa al señalar que las decisiones ulteriores del Comité de Mercado Abierto de la Fed no están predeterminadas sino que dependerán de las variables económicas y del ambiente que haya en los mercados.

Y, respecto al futuro, sólo hay ejercicios de predicción que frecuentemente resultan fallidos.

Aunque todo indica que habrá tres o cuatro alzas más de las tasas en Estados Unidos, pudiera ser que un debilitamiento más acusado de la actividad industrial, retrase el alza y haga que sea más gradual de lo previsto.

En el caso de México, también pudiera ser que un mayor contagio de la devaluación a los precios determine la necesidad de un ajuste más rápido. Quizás.

Pretender que el futuro puede programarse casi cronométricamente es una falacia.

Quizás hasta el día de ayer la relativa normalidad de los mercados financieros pudiera hacer pensar que las advertencias respecto a la inestabilidad que habría de producir el alza de tasas, fue una mera pretensión de ‘asustar con el petate del muerto’. Pero, creo que es demasiado temprano para llegar a esa conclusión.

Lo que ha pasado es que hay un cambio.

Por casi diez años las tasas no subieron y ahora empiezan a hacerlo.

Creo que es perfectamente racional señalar que algo puede pasar, sin que podamos aún precisar qué.

Por lo menos han aumentado las probabilidades de que el mundo que veamos en los próximos años sea diferente al que tenemos ahora.

Así que hay que tener cautela antes de decir que llegó el alza y nada pasó.

Hay más que un petate que nos puede asustar.

Twitter: @E_Q_

También te puede interesar:
Seis preguntas sobre las tasas y el dólar
Bajaron el salario mínimo por decreto
¿Y después del incremento en las tasas?