Opinión

Tanque lleno
por 50 pesos

22 septiembre 2014 9:33
Etiquetas



Soy modelo 1976 e inevitablemente mi motor empieza a sonar como el de un clásico.

Hace 20 años estrenaba mi permiso para conducir y en 1994, cuando solía llenar el carro de mi madre de gente sin propósito de vida con la única misión de viajar del Distrito Federal a Cuernavaca, un tanque de gasolina me costaba 50 nuevos pesos, equivalentes a 250 pesos de hoy, ya aplicando la inflación.

Pero hoy, hacer lo mismo me cuesta casi 600 pesos, no 250. Hacienda argumenta que ese precio debo enfrentar porque Pemex, a cargo de Emilio Lozoya, importa gasolina cara y yo debo pagar ese costo.

Por eso es relevante lo revelado la semana pasada por Bloomberg: Pemex estudia la importación de petróleo crudo ligero, cambiándolo por nuestro pesado aceite.

Tiene lógica. Estados Unidos enfrentó una impresionante caída en su producción nacional de crudo durante la década pasada.

Consecuentemente, sus empresas cambiaron sus refinerías para comprar el petróleo pesado proveniente de México y otros países.

Pero el destino dio una maroma en ese país que en cinco años aumentó 65 por ciento su producción de crudo.

Ya está en los niveles de los ochenta y su ritmo actual los llevará a un récord.

¿El problema? Que ese nuevo aceite que inunda Estados Unidos es ligero, casi tanto como la gasolina. Vamos, es como agua de tamarindo comparada con mole negro. Las refinerías de allá procesan el que parece mole, como el crudo que sale de Veracruz o Campeche.

Si Pemex tiene acceso al crudo ligero estadounidense, aunque éste sea ligeramente más caro, tiene una oportunidad de traerlo así, crudo, y cocinarlo en nuestras refinerías que hoy usamos como a 70 por ciento de su capacidad.

Existe una posibilidad de bajar sus costos al no pagar el precio de un producto procesado.

¿Eliminaría Pemex el argumento que le permite vender hoy gasolina tan cara?

Depende de qué gasolinera le instalen enfrente de las franquicia Pemex. Si hay competencia, quizá.

Salchichas Lala
Ya domina el refrigerador de dos tercios de los mexicanos con su leche y yogures. Dé una vuelta por su cuadra y pregunte.

Ahora Eduardo Tricio pretende comprar una fábrica de carnes frías, revela un reporte de UBS fechado el 17 de septiembre. De confirmarse la intención, ésta no le provocará risas a Mario Páez, el director de Sigma, fabricante de Fud.

1
EVIDENTE:
Menos espacio a los niños

Toks Patio Santa Fe. Quitar espacio a las mesas para abrírselo a una zona de juegos significa riesgo. El restaurante tiene menos lugar para sentar comensales, posiblemente menos cobros. Pero instalar pantallas con compactos videojuegos y sus pantallas ahorra parte del problema. Falta ver si los padres y los niños votan por el sedentarismo.

Toks