Opinión

¿También contra migrantes de primer nivel?

 
1
 

 

Módulo especial visa de Canadá. (Cuartoscuro / Archivo)

En estos días ha circulado un video que muestra un debate entre un científico y un funcionario, ambos norteamericanos. El hombre de ciencia es determinante. Señala que el motor de la prosperidad es la investigación, la ciencia pura y sus aplicaciones e inmediatamente, hace una declaración fulminante: “En los EUA la educación es pésima, produce individuos con grados de capacitación bajísimos. Los egresados en ciencia dura son incapaces de acceder y permanecer en los grandes proyectos”. El funcionario trata de intervenir y la elocuencia del científico lo calla: Lo que nos está salvando es la visa H-1B, este documento ha permitido vengan genios a EUA provenientes de la India y China. Y aquí viene algo terrible, es probable que a estos migrantes que realizan los trabajos que los norteamericanos son incapaces de hacer, también se les apliquen las estúpidas nuevas normas anti migrantes. Si así fuera, si estos científicos que rebasan más del 80 por ciento de quienes prestan su talento en Sillicon Valley, fueran deportados, la prosperidad de EUA se vendría abajo.

¿Quién dice estas palabras, cuál es el grado de reconocimiento que le permite tener una autoridad semejante? Se llama Michio Kaku, ciudadano norteamericano cuyo linaje se asienta en Japón. En su libro Visions de circulación elevadísima con más de siete ediciones mundiales, apunta en la página 12 de la versión editada por Albin Michel en Francia lo siguiente: “Por el tiempo, los consejos y los preciosos puntos de vista que me dieron, deseo dar las gracias a los siguientes científicos:…” y viene una lista de más de 80 nombres de peso gravitacional en el mundo de la ciencia. Dada la imposibilidad de enumerarlos a todos en este espacio, apuntaré solo algunos:

Walter Gilbert, premio Nobel de Química; Murray Gell-Mann, premio Nobel de Física; Henry Kendall, premio Nobel de Física; Douglas Hofstadter, premio Pulitzer; Paul Saffo, director del Instituto para el Futuro; Robert Brown, director del Instituto para el Espacio; Robert Irie, director del Laboratorio para la Inteligencia Artificial; Pattie Maes, directora de Investigación del Laboratorio del MIT; Paul Davies, cosmólogo; Antony Wynshaw-Boris, del Laboratorio de Investigación sobre Enfermedades Genéticas; Yolanda Moses, presidenta de la Asociación Antropológica del Colegio de Nueva York… y la lista pudiera continuar hasta generosamente desbordar este espacio.

Michio Kaku no es el único que ha expresado su pesar y enojo ante las medidas que se están tomando (en gerundio cada vez más extenso), en ramas torales y definitivas de lo que conforma un país. Veamos algunos datos (2012) provenientes del New York Times, el 56% de los directores de orquesta sinfónica de los EUA son migrantes en primera o segunda línea; el número de pintores sobresalientes con la misma condición, son 28 mil 361; más de 43 mil bailarinas y bailarines provienen de lo que en su momento se les llamó países del este. Los médicos de especialidades no nacidos en los EUA, alcanza el 27%. El número de coreógrafos, iluminadores, actores, camarógrafos, asistentes, productores y directores de cine y televisión es cercano a los 60 mil. En suma, la investigación, ciencia, arte, y espectáculos están en manos de migrantes desde hace prácticamente un siglo o menos.

Entre los partidos políticos, lo mismo se trate de senadores, congresistas, gobernadores y hasta presidentes, el porcentaje de ellos con ascendentes latinos, asiáticos, europeos es altísimo.

¿Y dónde dejamos a los mexicanos que se han enrolado en las fuerzas armadas de tierra, aire y mar para defender los intereses norteamericanos; cuántos de ellos han sido mutilados por las minas explosivas en Irán e Irak; cuántos han sucumbido defendiendo la bandera de las barras y las estrellas?

Aunque la pandilla que hoy gobierna a los EUA no quiera admitirlo, o lo ignore, no existen las razas puras, intocadas. El sueño hitleriano no tiene cabida en un mundo intercomunicado e interactuante. El racismo con que se mueve desde hace un mes el país más endeudado, el mayor productor de bombas nucleares, pornografía y consumidor de todo tipo de drogas, pone en peligro su propio equilibrio, ya que sus pies, abdomen y corazón están hechos con la sangre de todos los continentes.

Twitter:@RaulCremoux

También te puede interesar:

Derrochan sin límite y lo justifican

Un individuo mentiroso y cínico nos acosa

¿Qué es eso llamado derechos de las audiencias?