Opinión

Tamaulipas:
Manlio vs. Osorio

 
1
 

 

Manlio Fabio Beltrones

Machacón, el secretario Miguel Ángel Osorio Chong no pierde oportunidad para declarar que la estrategia anticrimen del actual gobierno funciona. El titular de Gobernación no ha variado su discurso, ni su táctica de dejarse ver en cumbres regionales donde gobernadores y funcionarios federales discuten en torno al combate a la delincuencia organizada. En los últimos días, sin embargo, al consistente discurso oficial le ha nacido un singular crítico: Manlio Fabio Beltrones, presidente nacional del PRI.

El fin de semana Beltrones dinamitó la narrativa gubernamental que asegura que, con todo y todo, Tamaulipas avanza en términos de seguridad y paz.

Como se sabe, el sábado el líder tricolor anunció que tres militantes de su partido serían despojados de sus respectivas candidaturas por supuestos vínculos con el crimen organizado. Los criminales habrían presionado a esos candidatos para obligarlos a respaldar al abanderado blanquiazul a la gubernatura, Francisco García Cabeza de Vaca.

El anuncio de Manlio Fabio metió a la campaña en una guerra de acusaciones. A punto de cumplirse una semana, y electoralmente hablando, el señalamiento del sonorense se ha venido abajo por lo endeble de las pruebas presentadas por el CEN del PRI (ayer se demostró que los del tricolor incluso recurrieron a utilizar en su acusación fotos truqueadas de supuestos criminales apoyando a Cabeza de Vaca).

Salvo que la estrategia de Beltrones incluya un as bajo la manga que le haga recuperar terreno, el ataque del sonorense no parece haber dañado al candidato panista, al que incluso le ha posibilitado amplia exposición en los medios nacionales. Y encima, ha generado que Tamaulipas se confirme como una entidad en la que, si seguimos lo dicho por Beltrones, el crimen organizado es capaz de:

1) Poner un candidato a gobernador (el del PAN).

2) Doblar a abanderados del PRI para que, antes que pedir ayuda a sus líderes nacionales, estatales, al gobernador (priista) y a las autoridades en general, cambien sin más de bando.

3) En pocas palabras, de convertirse en el gran elector de los comicios tamaulipecos.

Lo que se desprende de lo dicho por Beltrones contradice, en toda línea, las declaraciones de Osorio Chong sobre lo que se vive en Tamaulipas luego de dos años de lanzada ahí una iniciativa para el rescate de la paz y la seguridad.

Ni más ni menos el pasado 25 de abril, tras una reunión estrategia de seguridad Tamaulipas, Osorio declaró, entre otras cuentas optimistas, las siguientes:

“Hace dos años ya que se puso adelante esta nueva etapa de seguridad. Reitero, la evaluamos, la revisamos y tenemos avances significativos.

“Las estadísticas nos marcan que ha habido una disminución prácticamente en la comisión de todos los delitos, desde homicidios dolosos, homicidios vinculados a la delincuencia, enfrentamientos, como es de vehículos que antes eran frecuente ver por todas y todos, hoy prácticamente han desaparecido. El tema del secuestro que hemos también logrado una disminución, extorsiones.

“Recuerden que en la primera etapa nos impusimos 15 objetivos relevantes. Hoy todos están detenidos, y ahora por región y por zona, estamos también con otros retos de delincuentes que uno a uno han sido detenidos, que se están hoy enfrentando a la justicia, y que por lo mismo, ya no pueden hacer daño a la ciudadanía”. Discurso del secretario de Gobernación pronunciado en Ciudad Victoria.
http://bit.ly/1X5km8V

Manlio vs. Osorio: Uno dice que el narco está en la elección, el otro que todos los cabecillas han sido capturados y que ya no hay caravanas de criminales como los que mostró, en su acusación, el PRI.

Manlio vs. Osorio: ¿A quién de ellos debemos creerle?

Twitter: @SalCamarena

También te puede interesar:
'Sketch' para Fox: imaginen que fuera presidente…
El Día de la Madre que valió ídem
PRD y Mancera, rumbos distintos en 2018