Opinión

Talento, la crisis que viene

 
1
 

 

Es normal que los niños se sientan fascinados con su propia imagen. (AP)

¿Qué le sugeriría a los niños de hoy para hacerse valer en el entorno del empleo que les tocará vivir? Las condiciones laborales para los llamados nativos digitales será diametralmente diferentes a las anteriores.

Recomendaban los bisabuelos: “estudien una carrera”; los abuelos: “hagan una maestría”; los padres: “aprendan otros idiomas”. ¿Qué decirles ahora?

Una investigación de McKinsey & Company, titulada “The World at work: Jobs, pay, and skills for 3.5 billion people”, señala que después del boom de mano de obra barata a través del esquema maquilador, se prevé una demanda de trabajadores con alta calificación, que crece más rápido que la oferta.

El informe prevé que para 2020 en la economía mundial habrá de 38 a 40 millones de personas menos con educación universitaria o postgrado, generando una brecha faltante de 13 por ciento sobre los requerimientos de este tipo de actividad.

Por el contrario, estiman que existirán de 90 a 95 millones más de trabajadores con baja calificación, causando un 11 por ciento de exceso de oferta.

Además, el envejecimiento de la población presiona a que las compañías empleen a personas de mayor edad, que de manera regular no participan en la fuerza laboral.

La conclusión es que en las dos décadas siguientes es probable que a nivel internacional se tengan demasiados trabajadores sin habilidades y que batallen en conseguir una ocupación de tiempo completo.

Las empresas que operan con esa escasez de talento deberán construir estrategias para la contratación, retención y formación de los empleados.

Esto contempla la inclusión de la mujer y personas de mayor edad. También aumentarían de manera significativa las actividades en sistemas de capacitación hacia sus trabajadores.

En la investigación falta precisar cuáles son esas habilidades o preparación que es conveniente tener, pues vemos por otra parte en México una saturación de carreras en las que los jóvenes están terminando sus estudios sin encontrar ocupación en lo que se especializaron.

Los requerimientos laborales se están transformando tan rápido que las universidades deberán plantear modelos educativos diferentes porque ya no se acoplan a una realidad siempre en movimiento por los avances tecnológicos.

Tal vez algo que le podríamos sugerir a los niños de hoy es 'acostúmbrate al cambio' y 'aprende a reaprender velozmente'.

Este es un tema que da para más y que vale la pena continuar en este espacio en la próxima entrega.

Twitter: @finanzasparami

También te puede interesar:
Emprender, del sueño a la realidad
Efecto de las tasas en las finanzas personales
Planea en cuatro pasos el 2017