Opinión


Tablets, ¿para estudiar o jugar?

De acuerdo al estudio Mal Gasto: Estado de la Educación en México 2013, realizado por Mexicanos Primero, los programas de tecnologías para la educación (Enciclomedia, HDT, entre otros) recibieron recursos por casi 41 mil millones de pesos durante los sexenios de Fox y Calderón. A la luz de los más recientes resultados de PISA, esa inversión no arrojó resultados positivos en el desempeño académico de nuestros niños y jóvenes, ni tampoco en el proceso de enseñanza-aprendizaje en el aula.

La razón es simple. Estos programas fueron un fracaso porque estuvieron mal diseñados, pensados para una realidad nacional distinta y su implementación fue pésima. Hace unos días visité la escuela primaria de San Martín Esperillas, en el municipio de Tlacotepec, Puebla. Esta primaria "tiene" tres aulas digitales, dos de Enciclomedia y una de HDT. Todos los aparatos están ahí. No se los ha robado nadie. Pero tampoco se han usado, muchos siguen en sus cajas o están simplemente tapados con una sábana, ya obsoletos. Los proyectores instalados en el techo, frente a los pizarrones digitales, ni unos ni otros conectados a la energía eléctrica. La escuela tampoco cuenta con conectividad a la red.

La directora de la escuela reconoce que jamás fueron a capacitarlos. “Llegaron de la SEP a instalar los aparatos y no regresaron”. La historia de San Martín Esperillas se repite en todo el país. Una historia de fracaso que debe servir, al menos, como experiencia para que no ocurra nuevamente.

En su estrategia de inclusión y alfabetización digital esta administración optó por tablets para alumnos de quinto y sexto de primaria. Este año se repartirán más de 700 mil en seis estados, uno es Puebla. Así que en San Martín, 55 alumnos recibirán su tableta. Habrá que ver qué diferencia académica cualitativa tiene este programa comparado con los anteriores.

El país no puede dilapidar miles de millones de pesos al año para “cerrar la brecha digital” sin que estos programas mejoren la calidad de la educación. ¿Cómo será la evaluación y el control de este nuevo programa? ¿Qué objetivos se propone alcanzar? ¿Cuál será la participación de maestros y padres? ¿Con qué indicadores podremos ir conociendo del impacto, y comparar el desempeño de los niños que tienen tablet con los que no cuentan con este aparato?

​Twitter: @julio_madrazo