Opinión

Suma AMLO a John Kelly a su campaña

 
1
 

 

Suma AMLO a John Kelly a su campaña.

López Obrador podrá terminar su semana celebrando. Logró sumar a su campaña a uno de los integrantes del gabinete de Donald Trump.

Y mire que no es nada fácil hacerlo. El titular del Departamento de Seguridad Interna del gobierno de EU, el general John Kelly, declaró hace un par de días que un triunfo de un candidato de izquierda en México no sería bueno para Estados Unidos ni para México.

“Ahora mismo hay un sentimiento antiestadounidense. Si las elecciones fueran mañana en México, probablemente se tendría un antiestadounidense de ala izquierdista como presidente de México.

“Eso no puede ser bueno para Estados Unidos. No sería bueno ni para Estados Unidos ni para México”, dijo Kelly.

El funcionario probablemente no haya calculado las implicaciones de lo que dijo, pero si realmente no quiere a López Obrador, se estará dando de topes ahora porque le dio un envidiable empujón.

El gobierno de Trump es aborrecido por gran parte de la población. Y con razón.

Si uno de los más altos funcionarios del gobierno norteamericano dice que no quieren a López Obrador, le dan un impulso que quizás él ni se imaginaba.

Tal vez por esa razón, ayer mismo, el titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray, cuestionó los dichos de Kelly e indicó que las decisiones electorales sólo son competencia de México.

“Le dije de manera muy respetuosa, pero muy clara, que las decisiones electorales y las elecciones de autoridades en México corresponden solamente a los mexicanos y que lo que esperamos por parte de Estados Unidos es que respete el proceso electoral mexicano”, fueron las palabras de Videgaray.

Faltan 13 meses y 27 días para llegar al domingo 3 de junio de 2018, y en ese lapso hay muchas cosas que pueden pasar.

Las encuestas recientes señalan claramente que López Obrador es un candidato muy bien posicionado y muy competitivo. Si no comete errores graves será uno de los prospectos a ganar la elección presidencial del próximo año.

Y, si resulta que un poderoso representante del odiado Trump dice que no lo quiere en la presidencia, entonces estará convenciendo a algunos de los que hoy dudan de que se trata de una buena opción.

No hay manera de que la relación de México con Estados Unidos no sea parte del proceso electoral mexicano.

Sin embargo, es la primera vez que un funcionario de alto nivel del gobierno norteamericano, de plano da una opinión respecto a lo que Estados Unidos ve en las elecciones mexicanas.

Ayer, durante la visita de Videgaray a Washington, salió nuevamente el tema del calendario.

El argumento del canciller mexicano es impecable: necesitamos que los acuerdos básicos de la negociación –no sólo la del TLCAN, sino la de conjunto– queden resueltos este mismo año, antes de que se conviertan en un tema electoral, tanto en México como en Estados Unidos, más allá de cualquier aspiración de política de Videgaray o cualquier otro.

A este respecto, hace algunos días al referirse específicamente al TLCAN, el secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, señaló que dejar que se traslape el tiempo de la negociación con el electoral es agregar incertidumbre a la incertidumbre.

Y, por esa razón, creo que es más que pertinente el argumento.

Twitter: @E_Q_

También te puede interesar:
¿Y ya nos despreocupamos de Trump?
Es un mito la victoria inevitable
Por cierto, ¿y dónde está la crisis?