Opinión

Suben euro, peso, tasas, petróleo, bolsas; 
¿qué pasa?

1
 

 

Euro

En las últimas semanas hemos observado una interesante recuperación en monedas y en materias primas, junto con una sorpresiva reducción en los precios de los bonos europeos, que inclusive ha impactado a los precios de los Bonos del Tesoro, subiendo las tasas de largo plazo en Europa, en Estados Unidos y en todo el mundo. Las bolsas estadounidenses están registrando nuevos máximos. ¿Qué está pasando?

Como siempre, este cambio en el patrón de comportamiento de los mercados no se debe a un solo factor, sino a una combinación de ellos.
Desde el anuncio de Mario Draghi en junio pasado, de que el Banco Central Europeo iba a lanzar un programa de creación de dinero al estilo de la Fed, los mercados globales observaron este patrón de comportamiento: un dólar que tendió a fortalecerse contra todas las monedas; una baja constante en los precios de las materias primas, granos, metales e hidrocarburos; baja en las tasas de interés de largo plazo, y alza en los precios de las acciones. Los movimientos de las últimas semanas en los mercados son el inverso de este patrón. ¿Qué generó este cambio?

En nuestra opinión, el detonador del cambio fue una subasta de valores gubernamentales alemanes que hace tres semanas no se pudo colocar, dado que las tasas de rendimiento de estos bonos llegaron a situarse en niveles absurdos y extremos: la tasa a cinco años estaba en rendimientos negativos, mientras que la tasa de los bonos a diez años pagaba 0.08 por ciento anual. A partir de entonces se dio un rebote de tasas europeas hasta los niveles de 0.74 por ciento anual, en donde cerraron el viernes.

El incremento de las tasas alemanas tuvo consecuencias en los Bonos del Tesoro, que de estar cotizando a rendimientos de 1.90 por ciento anual a diez años, se elevó a 2.15 por ciento anual. En México también hemos visto incrementos en las tasas de los Bonos M del gobierno mexicano desde 5.70 por ciento en el M24 a 5.90 por ciento anual.

Ante la baja del dólar se tiene un efecto de revaluación en las materias primas: los precios de los commodities también han visto una significativa recuperación. El principal de estos repuntes lo tiene el precio del petróleo que de marzo para acá lleva una recuperación de más del 60 por ciento.

Dentro de las causas adicionales que contribuyen a este revés en el patrón de comportamiento se pueden mencionar a los siguientes:

1. Datos de la economía de Estados Unidos que reflejan una ligera desaceleración, como claramente se muestra en los ISM y en la producción industrial de abril. En ese mes también se tiene un déficit comercial de 10 mil millones de dólares por arriba del promedio mensual de los últimos meses.

2. Los indicadores recientes de la economía del euro, que presentan una mejoría ligera, pero sobre todo un cambio de tendencia, con lo que algunos analistas afirman que la Zona Euro ha salido del riesgo de deflación.

3. Las medidas de estímulo económico anunciadas recientemente en China como la reducción en el encaje legal de los bancos, que implica mayor creación de crédito en el sistema financiero chino, y la reducción en su tasa de interés de referencia a 5.10 por ciento, lo que implica mayor actividad económica y por lo tanto mayor demanda futura de materias primas.

4. La intervención de Arabia Saudita en Yemen que indirectamente implica mayor dificultad para que Irán pueda lograr el levantamiento de sus sanciones y los datos de reducción de inventarios y de menor producción de petróleo en Estados Unidos.

5. Todo esto se da en un contexto en el que la Fed ha dejado de inyectar dólares. El Banco Central Europeo y el de Japón están creando una liquidez aún más importante que la que estaba creando la Fed, y se tiene la expectativa de que en algún momento la Fed va a empezar el ciclo alcista de largo plazo en las tasas de interés.

¿Qué tan permanente es este nuevo patrón? Nosotros lo vemos como temporal. Cuando la Fe inicie el ciclo de normalización, o unos meses antes, el patrón racional que podemos esperar es el retorno del anterior: alza del dólar, baja en los precios de las materias primas, baja en las tasas de interés de largo plazo y alzas en las bolsas, principalmente en las europeas y en la japonesa.

¿Y en México, que podría implicar todo esto? Muy simple: una fase de alza en el tipo de cambio, alza en las tasas de interés en pesos, reducción en los precios de las acciones. Es muy probable que esta fase de volatilidad aparezca en los siguientes meses. Está muy cerca. De aquí a septiembre, cuando consideramos muy probable que inicie el ciclo de normalización.

Twitter: @ErnestoOFarrill

También te puede interesar:
Las buenas noticias recientes y las que vienen
Normalización de tasas: no basta el blindaje externo
¿Qué está pasando en el mercado del petróleo?